Tú Leia, ¡Pero yo quiero ser Han Solo! O una crítica “gonzo” de Mad Max

Tengo un recuerdo de mí misma, blandiendo un látigo imaginario mientras pasaba delante de la tienda de chinos que había yendo a casa de mis abuelos. Era un sábado por la tarde. Y yo acababa de ver Indiana Jones. No sé qué edad tendría.

También me recuerdo correteando por mi casa al grito de “Yo soy Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir”. Las espadas me gustaban bastante, y en la inconsciencia de mi corta edad, me encantó “El Zorro” de Antonio Banderas.

¿Y Star Wars? No me hagáis hablar, que no acabo. No sólo eran espadas, eran ¡láser!

Volviendo.

Mi recuerdo más intenso es de Indiana Jones. Probablemente, mi héroe favorito. Junto con James Bond. Era una cría fácilmente impresionable. Me gustaban mucho.

Ya, es que son muy guapos.

Ohm. Será eso.

Ah, pues ya está, acabo ya aquí y no le doy más vueltas. Me gustan los héroes de acción porque son muy guapos, y como soy una chica me siento fatal e irresistiblemente atraída por ellos. Con una atracción de índole sexual. Obvio.

Espera, espera, no es eso. No.

No. Yo no quería morrearme (ese era el sumum de la expresión física amorosa) con el señor Harrison Ford disfrazado con un sombrero, o de Capitán de nave con un peluche gigante como amigo.

Yo quería ser Indiana Jones. Yo quería ser Han Solo. Yo quería ser Aragorn. (Ehhhmmm… allí ya estabas crecidita, ¿eh, maja? ¡Calla, coño!)

Pero no podía porque era una chica. Entonces tenía que ser la chica de la peli.

Bueno vale, pues bien. Veamos. Leia no está mal, pero no me acababa. Arwen me gustaba porque era enigmática, aunque un poco parada para mi gusto. Y no llevaba espada, ni arco, ni nada. A ver…

¿Puedo al menos llevar un arma? No. ¡Uy! ¿Y cómo me defiendo? Tú no te defiendes, tienen que salvarte, tonta. Ahhhmm.

Qué aburrimiento. ¡Qué aburrimiento!

Pues no quiero. Eres un chicote. Eres una marimacho. Eso es que no eres una chica.

No. No soy un chicote.

Ejemplo de ello es el auge de todas las protagonistas femeninas de las recientes películas de acción: Sinsajo, Trix, Agente Carter, Viuda Negra.

La industria del entretenimiento se ha dado cuenta de que hay muchas mujeres como yo, que no quieren ser princesas. Ni siquiera Khaleesis.

Se cuidan solas, no necesitan nadie que las salve, y son femeninas. Sí.

Recuerdo entonces, esa entrevista de Angelina Jolie, en la que le preguntaron si era verdad que le habían ofrecido ser chica Bond y lo había rechazado. “¿Qué dijiste?” añaden, sabedores de la respuesta, y entusiasmados con ella: “Que yo quería ser Bond” Responde ella. Risas, y sonrisas. ¡Qué provocativa! ¡Qué irreverente! ¡Qué agitador!

Fuck it.

Ningún personaje de los antes mencionados es “un Bond”. Sí, son mujeres duras, fuertes y valientes. También sensibles, también preocupadas, también muy femeninas.

¿Y por qué no puedes ser una tipa dura? Porque… ¿entonces no eres femenina y dejas de ser mujer?

Los héroes de acción masculinos tampoco son hombres de verdad. Una cosa es ser un tipo duro, y otra ser Terminador. Son hipérboles, esperpentos. Son exageraciones, deformaciones de carácter que tratan de marcar una personalidad que no es real.

Entonces, ¿por qué no atribuir esos mismos rasgos a una mujer? ¿No es realista?

Aaahhm. Fuck it, again.

Por eso quería hablar de Mad Max hoy. Quería hablar de Furiosa, Imperator Furiosa, concretamente. Sé que llego un poco tarde para una crítica de la película, no importa.

Soy como Gandalf.

MM-Main-Poster

Ah, hay spoilers.

Furiosa no lleva tacones, no lleva el pelo largo, no lleva pintalabios. Pese a ello, para describirla, lo primero que te viene a la cabeza es “Mujer”, así, con mayúsculas.

Charlize Teron encarna un héroe prototípico: arriesgándolo todo decide salvar a los débiles que no pueden defenderse, buscando un ideal, sin rendirse en ningún momento.

Conduce un camión enorme, como un Transporter cualquiera. Lleva un brazo robótico, muy Luke, probablemente perdido en una batalla, eso seguro. Su debilidad es su espíritu de protección: como en una película de rehenes. Vale, vale, lo que quieras, pero no les hagas daño.

Sufre una gran decepción al no encontrar el Paraíso Verde, ¿se rinde? No, un gran líder no muestra debilidad. A lo William Wallace, lo manifiesta una única vez con un grito que resuena toda la película y sabe a Libertad.

Incluso está al borde de la muerte, pero ni Ella puede alcanzarla. Con ayuda, por supuesto, porque los héroes juegan en equipo, ¿no?

Y al final, se queda.

Max Rockatansky se va, atormentado por sus demonios, no puede quedarse. Los demonios de Furiosa son suyos, porque como gran heroína de acción de corte clásico, si tiene sentimientos, no interfieren en el deber. Y su deber es cuidar de su gente, y de su ciudad. No es Gotham, pero hay mucho raro también.

Así que muchas gracias, George Miller, porque por una vez salí del cine queriendo ser Imperator Furiosa.

El resto no lo comento, porque habrá muchísima más y mejor crítica al respecto. Aunque añado, yyaacaboloprometo, que con las cuatro pinceladas al respecto de la personalidad de los personajes, consigue crear perfiles complejos; y eso es muy difícil. Max mola mucho, las persecuciones también, y joder con el pavo de la guitarra.

Sí, creo que el resumen sería: ¿¡Pero cómo mola tanto!?

Anuncios

12 thoughts on “Tú Leia, ¡Pero yo quiero ser Han Solo! O una crítica “gonzo” de Mad Max

  1. Pues claro que tenías esos problemas. El cine viejuno estaba hecho para los hombres y las mujeres eran más bien su distracción. El espectador masculino se identificaba con el héroe que a pesar de los peligros tenía premio al final y gratificación sexual. La mujer estaba sólo para eso. Un ideal casi musulman de la mujer como trofeo.
    En cuanto a Mad Max es el único Blockbuster que me ha gustado este decepcionante verano. La mayoría me han parecido tan de fórmula para descerebrados que cada vez salgo peor del cine. Ya no me queda el placer de golpear a los niñatos que molestan en el cine(a veces hacen comentarios que mejoran la mierda de película que veo). Y sí, yo también lo pensé. Esta Charlize molaba mucho, más que “bolsa de sangre”.

    Me gusta

    1. Gracias por hacerme sentir normal, aunque ya te digo, está claro que no soy sólo yo, visto lo visto.
      Y vaya truño de estrenos veraniegos, si te digo que después de Más Max casi me quedó con San Andrés (porque es mala, pero sabes a lo que vas) Ant-Man, Jurassic World… No me gustaron nada. ¿Me estaré haciendo vieja?
      Y yo como no soy tan directa como tú, cuando alguien molesta le doy parásitas en el asiento (¡qué remala soy!)

      Me gusta

  2. Te devuelvo la visita, y me ha gustado lo que he leído :). Si te tengo que poner un pero… ¿¡Arwen?! ¿En serio? ¿Y te olvidas de Éowyn, que llevaba espada, se cuela en la batalla de incógnito y mata al rey Brujo? Ainsss xD

    Me gusta

  3. ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAMÉN HERMANA! Amén a todo, al subidón de adrenalina que me provocó ver la peli, a la admiración ojiplática por Harrison Jones, Solo, Deckkard …No sé cuán común es el sentimiento que narras, pero desde luego puedes apuntarme a las filas de las que jugaban a ser el héroe (de hecho todavía sigo incluyendo en la carta a los reyes magos un par de sables láser)… Sólo añadiré citando a la acertadísima Charlize Theron en una entrevista en la que le preguntaban por las reacciones machistas a la película (muy divertidas por cierto) que “En un mundo postapocalíptico las mujeres sobreviven”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s