Premios, cuando la mala memoria no es un obstáculo.

¡“No me acuerdo qué premio era” award!

Hace unas semanas Óscar me nominó a un premio de cuyo nombre no quiero acordarme. Lo cierto es que sí quiero, pero no me acuerdo y no me apetece buscarlo.

De todas formas no iba a hacer caso a las reglas, así que mejor me las invento directamente y acabamos antes, ¿no? Sí, mejor. Gracias, querida. Así te enrollas menos.

He decidido unilateralmente que este premio consista en contaros por qué me gustan los blogs que leo.

Voy a recomendar siete blogs (sí recuerdo eso de las reglas del premio). ¿Por qué siete? Porque si me lío esto va a ser el cuento de nunca acabar.

Eso no significa ni mucho menos que sólo me gusten siete, ni que sean los siete mejores; sólo que son los siete que primero me vienen a la cabeza.

¿Eso significa que los nominados tenemos que hacer el premio? No. Quiero decir, hacer lo que queráis, pero no es obligado que respondáis preguntas, ni nominéis blogs, ni nada por el estilo.

Comenzaré como la cortesía dicta (y aunque no lo hiciese), agradeciendo a Óscar por nominarme. Su blog es Historias tras tu DNI.

¿Por qué leo a Óscar? Porque siempre tiene algo curioso que contar, con humor y con sentido común. Lo que hace que puedas reflexionar respecto de determinadas cuestiones que tal vez de otro modo pasarían desapercibidas, a la par que leer algo ameno. ¡E incluso aprender algo! Como en esta entrada de las cookies.

Ahora empiezo mi lista. ¿El de antes no cuenta? ¡No! Ahm, vale.

Adaptando. Adaptando es la página de un buen amigo dedicada a las adaptaciones al cine. Acaba de empezar, pero ya tiene un par de entradas interesantes. Y es que él sabe de esto, ya sabéis, con título. Además yo tengo amigos que: o son interesantes o son guapísimos. En su caso, las dos cosas. Guiño, guiño, codazo. Y encima es más majo que las pesetas, utilizando su propio argot.

Las adaptaciones de las que ha hablado por ahora son de películas de superhéroes, sobre lo que no tiene título universitario: pero creo que si lo creasen, él entraría directamente de catedrático. Es muy fan de Spiderman (como podéis ver aquí), así que si no os gusta… ¡id a tocarle las narices!

Me gusta especialmente porque fusiona dos medios (ya sea cómic, libro, ¿radionovela? y películas), tratando de valorarlos separadamente, y yocreo haciendo un análisis acertado.

Estudio en Rosa. Este es el blog de mi querida yfrikidecojones amiga Rose. Es un blog dedicado, en su mayoría, a las miniaturas que pinta. Lo hace bien, y lo digo con desgana porque todo lo hace bien. Le tendría envidia de la mala, pero es imposible. En fin, también se cosplayea o como se diga, ¡Eh!Podrías subir alguna foto molona de eso. Yo sólo lo digo. Participa en el podcast  “Entre Cervezas y Alimañas”, del que ya os he hablado otras veces.

Pinta figuritas molonas y lo hace bien, ¿qué más hace falta? Bueno, además tiene fotos guays.

La habitación de atrás. Dejémonos de rodeos, sabéis que no trato de hacer ningún agravio comparativo y esto es puramente subjetivo. Así que ningún ofendido, por favor. Si tuviese que elegir un único blog, elegiría éste.

Así, ¿sin más? Sí. Porque Álvaro tiene una PASIÓN escribiendo que he tenido que ponerla con mayúsculas. No sé si la mantendría al hablar de “cómo freír una morcilla en cinco pasos” (guiño, guiño); sí, desde luego, hablando de series, de películas… Pero sobre todo: de música.

Escribe sobre música como sólo puede hacerlo un auténtico enamorado. Y es que lo está, de ella, como confiesa aquí.

Cada vez que leo una de sus entradas, escucho el disco que recomienda. No puedo decir más, leedle si os apetece, y entenderéis de lo que hablo (espero, no vaya a ser que esté loca).

El Diario de Sensi. El jueves Jota me dijo “¿Quién es la tal “Sensi” que te escribe en el blog?”, yo respondí que una chica que tenía un blog muy divertido, me lancé a explicarle cómo me había reído con el post de las persianas. “¡Persianas, Jota! Me estaba hablando de persianas y yo súper interesada leyéndolo. Y con una sonrisa en la cara!” Después de un rato hablando yo, como acostumbro, caí: “¿Por qué lo decías?”. Me lo decía porque Jota pensaba que hacía comentarios geniales. Y los hace.

Para los que no me conocéis, os diré que el bricolaje me resulta tan atractivo como el sexo de los peces.

Eso demuestra que no es el qué, sino el quién y el cómo lo que hacen que un blog sea guay.

Santiago Pérez. Este blog lo recomiendo por su calidad literaria. Leerlo es una gozada. Sin más. No puedo poner ejemplos. No puedo, hay que ir al original.

Maria. M.Miguez. Ilustradora y poetisa. Me gusta en ambos aspectos. Me fascina (ymepareceunpocoinjustorespectodelosdemás) que alguien pueda destacar en ambos campos. En serio, ¿cuándo repartieron la maña dónde estábamos el resto de pobres mortales? Seguro que durmiendo… Sí, probablemente.

Bueno, María es de las que madrugaron y se llevaron doble premio.

¿Todo esto para qué? Sergio, Sergio. Sergio. No por mucho repetir su nombre vas a encontrar algo que decir. Ése no es el problema idiota. ¿Ah no? ¡No! ¿Entonces cuál es doña repitenombres? ¡Pues que no quiero que suene muy cursi! Ohvaya. Eso.

Sergio es al que más tiempo conozco, porque lo conocía de mi otro blog. El caso es que para mí era “Houllebeq”, pero ese tío es feísimo. Y el otro día encontré una foto de Limónov (ése del libro de Carrère).

Desde entonces en mi cabeza tiene ése aspecto. Quería decirte eso porque me pareció divertido. Aunque a lo mejor te enfadas porque “no eres tan viejo”. Bueno, es molón, así que no te quejes.

Sergio es un gruñón, políticamente incorrecto, temáticamente disperso, lector empedernido y escritor de blog consagrado; del que sólo puedo decir: Si me leéis a mí, él es menos pesado y más gracioso. Peronomeabandonéisporfi.

 

A los que no he mencionado, ya lo haré. Gozo de buena salud (másomenos) y espero poder hacer muchas más recomendaciones blogueras.

Septiembre de cuentos IV. Crítica Gonzo-interruptus de “Anestesia con Cianuro”.

Para esta entrada de “Septiembre de Cuentos” había pensado traer un relato corto de Melville, pero he preferido no hacerlo.

Hace unos días en Twitter presencié un pequeño alboroto, debido a una reseña hecha a un libro por una blogger que se dedica a ello (es decir, que le mandan los libros los señores de la editorial).

Leí la “crítica” o su ausencia, ya que en ella se decía que no había leído la totalidad del libro; pero que no era su estilo. No le gustaba. Los seguidores del autor se mostraron dolidos ante tales comentarios, y hubo críticas  de vuelta en un tono más favorable.

El nombre del libro es “Anestesia con Cianuro”, de Whitejoker Manson. El título ya advierte su destino a un público reducido. Autoeditado, y hay que comprarlo directamente del autor (o autora). Once euros, por si os interesa.

Ya sabéis cuál es mi política al respecto del apoyo a los escritores en general, y la solidaridad respecto de apadrinar poetas. Si no lo sabéis pues aquí está.

Lo compré.

Ya en mis manos me invadió la inquietud, ¿sería capaz de hacer una crítica sincera?

No quería que mi blog y mi Twitter se llenasen de gente enfada y ofendida. ¿No hacía la crítica entonces? Truman Capote decía que lo importante era que hablasen de ti aunque fuese mal. De verdad quería que me gustase este libro. Mucho mucho, tanto que no me fiaba de mí misma.

Sigue leyendo

Cazador de dragones sin experiencia, requerido.

Yo quiero a un chico con el que me enfrentaría a un dragón.

(No es mía la foto, ni el dragón)

Porque daría igual lo alto, lo fuerte, lo guapo que fuese.

Contra un dragón no hay nada que hacer.

Sólo se requiere una cosa: ser valiente.

Lo más probable es que no saliésemos vivos de esa,

pero sería el chico que querría tener a mi lado.

En ese momento. O en cualquiera.

Porque si se enfrenta conmigo a un dragón,

ni me deja en casa, ni me deja a mi suerte.

Porque estaría tan loco como yo,

si no intentase disuadirme.

O confiaría tanto en mí como para hacerlo.

Pero sobre todo, sobre todo, sobre todo.

¿Hay algo más guay que enfrentarse a un dragón?

Sería algo épico, único, increíble. ¿Inmejorable?

Quiero un chico capaz de hacerle sombra

a esta aventura sin igual, capaz de mejorarla.

Quiero alguien con quien no pudiese no ir

a enfrentarme a un dragón.

Lo mismo pasa con la vida.

¿Quieres cazar dragones conmigo?

PD: Y éste es el mejor consejo sobre relaciones que puedo dar.

No tenemos un Chelsea Hotel.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque nos enamoramos de lejos,

dejando distancia de erizos

con miedo a hacernos daño.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque no éramos estrellas del rock,

ni lo fuimos, ni seremos nunca,

sólo éramos jóvenes y raros.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque eso era muy caro,

pero tenemos asfalto y frío,

madrugada y tú, callos en las manos.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque nos conocimos andando

en la calle que da a Plaza del Carmen

donde trataste de acercarte.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque antes de morder, ladro,

porque llevo pinchos de serie,

y no sé si soy rosa o cactus.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque nos hubiésemos ahogado,

necesitábamos mucho más aire

para seguir respirando.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque éramos demasiado jóvenes

nos costó querernos bien

y besarnos con las manos.

No tenemos un Chelsea Hotel

porque tú ni siquiera sabes de que hablo,

nunca has escuchado a Patti Smith

(hasta que insistí demasiado.)

No tenemos un Chelsea Hotel

porque, ¿cuándo nos enamoramos?

¿La primera, la segunda vez que te besé?

¿Cuándo empezamos a pasear de la mano?

¿Cuándo compré la máquina de café?

¿Cuándo tu respiración fue algo cercano?

¿Cuándo decidí quererte bien?

Y porque todavía no me creo

que te haya enamorado

Cuando ni yo me aguanto.

Septiembre de cuentos III. Mañana todavía.

Septiembre, el año nuevo laboral. La última oportunidad para cambiar todo lo que nos hemos prometido que no puede seguir así, para dar un giro a nuestra vida, para hacer (de una vez) las cosas bien.

Quizá por eso amodio Septiembre, por eso entre otras cosas. Los cambios son duros, requieren esfuerzo y dedicación. Salir de la zona de comfort requiere sacrificios y alguna motivación. En Enero, el cambio de año, el inicio canónico del mismo; se ve todavía mucho tiempo por delante. En cambio, en el noveno mes del año las prisas son acuciantes. Ahora o nunca.

Por eso para esta tercera entrada (que escribo apresurada, vaya semanita llevo) he decidido traer un libro de relatos distópicos. La distopía es uno de mis géneros favoritos de ciencia-ficción, y con eso NO me refiero a “Los juegos del hambre”, sino a distopías de verdad.

Este es un tema al que me gustaría dedicar una entrada entera, merecedora de una explicación con fundamento (o con todo el fundamento que yo pueda darle). Ya que soy una romántica, la dejaré para Noviembre, por “V de Vendetta”.

Hoy, os dejo “Mañana Todavía”, doce relatos distópicos de autores españoles, de la Editorial Fantascy. Sí, esa editorial que levanta pasiones desproporcionadas. Tampoco quiero hablar de ese tema ahora.

Confieso que me hallo a mitad, así que sólo puedo juzgar parcialmente; pero lo considero muy recomendable.

Las realidades alteradas de las que habla son amenazas plausibles, cosa que muchas “distopías” actuales ignoran olímpicamente.

Y es que, las distopías son avisos: “Si seguimos por aquí, mal vamos a acabar”

Son una alarma, que llega, como Septiembre para darnos una última oportunidad de cambiar y mejorar.

Aunque tal y como está el mundo, ni siquiera sabría por dónde empezar.

PD: Espameo un poco: Si algún a algún whovian le interesa, aquí podéis comentar la nueva temporada libremente: Rincón del Whovian. Y eso es todo, amigos.

Daredevil y sus demonios.

Daredevil es uno de mis superhéroes favoritos. Es el mal llamado “Batman de Marvel”, para hacer una rápida aproximación de quién es este personaje.

¿Por qué mal llamado? Porque Matt Murdock, la persona tras la máscara, no es un millonario como Bruce Wayne. Matt murdock es un respetado abogado (depende en qué época, todo el mundo empieza en algún sitio) que se ha ganado su fortuna. Tiene su despacho en Hell’s Kitchen, uno de los “peores barrios” de Manhattan. Su residencia, según versiones, se encuentra en éste o en el Upper East Side (cerca del anterior).

Diferencia clave con Mr. Wayne que es rico por su casa, la cual está situada en un lugar privilegiado.

¿Por qué llamarlo Batman en ese caso? Porque no tiene canónicamente “superpoderes”.

Y diferencia fundamental: es ciego.

Un hombre hecho a sí mismo, cuyo superpoder es que, pese a ser ciego, ve. Lo demás, corre por su cuenta, y me refiero a su condición física y habilidades. Disciplina y dedicación, eso es todo. Sigue leyendo

Veinte poemas perdidos y una improvisación desesperada.

Olvidé las poesías en el despacho.

Qué ironía, ¿mueren así los poetas?

Poco importa, tampoco eran buenas;

fruto del hastío, deber y despecho.

Pero, bueno, es que hablaban de ti.

Me gusta pensarte entre papeles,

escribirte versos en los márgenes,

recordar por qué esto, sobrevivir.

Allí estarán mañana, esperando.

En vez de aliviarme, me recordarán:

que yo estoy aquí; mientras tú, marchando.

Por eso he querido improvisar.

Darte una razón para que vuelvas.

Aquí tienes, otro lunes, sin fallar.

PD: Si no contesto vuestros comentarios no es porque me haya vuelto una antipática. Ya lo era.

Pero hoy, además, me ponen gafas y para entrar en ese club no sé si me someterán al rito de iniciación de echarme gotas dilatadoras de pupilas. Me sientan MUY mal, y puedo pasarme tres días así.Por tanto, siento si no contesto; lo haré una vez deje de estar bajo los efectos de la mediación. En fin, cuando vea.

Voy a ser una gafotas… ¿seré más intelectual?