Septiembre de cuentos I. Aquí todo es mejor.

Siempre he pensado que todas las alusiones a opresión en el pecho, saltar latidos, y en general, considerar la caja torácica como centro emotivo del ser humano; era un error de localización sensitiva.

Creo que  las emociones se encuentran un tanto más abajo, en las tripas o el estómago, según se prefiera. Se sienten en las entrañas. Allí hay vísceras suficientes como para armar pasiones.

Y es detrás del ombligo donde Septiembre me deja sentimientos encontrados, a mitad camino entre sensaciones contrapuestas. Tengo el estómago revuelto de emociones.

Septiembre es el principio del año escolar, y por extensión, laboral.

La Universidad la acabé hace dos años, el Bachillerato hace aún más tiempo, pero todavía tiene este mes la connotación del vértigo a la novedad.

Tiendo a ser de la clase de personas que corren por avanzar, de las que sólo se dan cuenta de que acaba una etapa cuando ya ha acabado. Llegas al final y miras atrás, entonces te das cuenta de que pasó.

Delante tienes un mundo extraño, para el que no te sientes preparada. Las prisas no han ayudado, dejando la sensación de que no has aprendido lo suficiente para lo que viene después.

Te sientes perdida.

Aunque no llegues a sentir la pérdida, te asomas a la ventana a ver cómo los niños vuelven al colegio. Es una mezcla de añoranza a la juventud, esa que todavía no has abandonado, pero que se va gastando.

Eso es Septiembre, algo nuevo, algo viejo, recuerdos de antaño y muchas prisas.

No puedo evitar pensar en “Aquí todo es mejor” de Justin Taylor. Un libro de relatos sobre jóvenes perdidos al borde de la edad adulta para la que no se sienten preparados.

Un libro que deja un sentimiento intenso de calma agitada.

No sé cuántas veces he recomendado este libro, muchísimas. Volvería a hacerlo cada una de las veces. Me fascinó durante mucho tiempo, aún lo hace.

Así que vuelvo a recomendarlo, porque en este mes de prisas, ¿qué mejor que leer relato corto?

La única pega es su editorial: Alpha Decay. Una editorial de precios exorbitados, pero con joyas como ésta; que, por decirlo de algún modo, me toca los huevos y el corazón.

Anuncios

14 thoughts on “Septiembre de cuentos I. Aquí todo es mejor.

  1. Recuerdo una escena recurrente, día antes de comenzar el curso y yo, insomne en la cama, mirando al techo y con mil preguntas en la cabeza, ¿me pedirán los deberes del verano? ¿tengo todo listo? ¿me habré dejado alguna asignatura por matricular?… Aún ahora, la sensación se repite y me crea incluso más ansiedad, porque ahora no hay preguntas, sólo inquietud.

    Me consuela comprobar que este desasosiego crónico de septiembre no me es exclusivo.

    Supongo que precisamente por esto la recomendación de “Aquí todo es mejor” me vino como anillo al dedo, y eso que no soy de cuentos.

    Me gusta

  2. ¡Hola! Me llama mucho la atención tu post ya que para nosotros en Chile, es Marzo el comienzo del año estudiantil y/o laboral, por lo tanto, lo aplico a ese mes, y no a Septiembre.
    No conocía el libro que reseñas “Aquí todo es mejor”, Justin Taylor. ¡Me encantan los relatos cortos!
    Saludos para ti, nuevamente, gracias por compartir.
    ;>

    Me gusta

  3. Me gusto, sentía que estaba escuchando mis propios pensamientos, es lo loco que tiene ciertos meses, te remontan a acontecimientos del pasado, te aceleran, te deprimen, te alegran bueno son todo un coctel de sentimientos

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s