La chica perfecta.

Últimamente soy testigo de la tristeza y desesperación de chicas y mujeres geniales. ¿A qué se debe? Pues a que se sienten excluidas e imperfectas, porque no encajan bien en ningún sitio.

Me molesta porque yo las miro y veo chicas y mujeres divertidas, listas, guapas, simpáticas, peculiares, interesantes, excéntricas… Veo chicas y mujeres.

Pero ellas no, ellas se miran a sí mismas y ven que no son suficientemente altas, delgadas, sexys, ingeniosas, espectaculares, frikis, inteligentes… Las chicas y mujeres son las que salen en la tele, en las revistas, o peor aún: las que residen en el imaginario colectivo.

Chica perfecta, según “Google Imágenes”. Curioso, porque es para un hombre, claro.

Persiguen el ideal de “la Chica Perfecta”, sobre la que leí un artículo en Tumblr, de una socióloga (artículo que he buscado y no he encontrado, estúpido, efímero y volátil Internet…)

“Odio a la chica perfecta”, decía la autora del artículo. Yo la acompaño. Odio a la chica perfecta, esa chica que come tacos y hamburguesas sin engordar.

Esa chica que compagina el ejercicio con salir de fiesta, estar siempre radiante y estupenda, leer, ir al cine, estudiar y tener un trabajo genial.

Odio a la chica que sale de la cama con el pelo perfecto, a la que le gusta el fútbol de verdad, que se hace la manicura, que nunca tiene ojeras, que dice tacos y aún así es sexy.

Esa chica que ha leído a Sartre y a Kerouac, pero además usa una 100 de sujetador, no tiene celulitis y sabe qué ropa ponerse. Siempre va bien depilada y maquillada, nunca te molesta diciéndote que la acompañes de compras, siempre hace regalos, es mañosa, bebe más cerveza que nadie y se sabe todas las canciones. Nunca está triste, y si lo está es con un deje melancólico muy inspirador que se le pasa en un instante.

Esa chica que da envidia de la mala.

Primera foto de “Google Imágenes” cuando pones “chica perfecta”. Las pondría todas, una breve búsqueda y estoy fli-pan-do.

¿Conocéis a alguna? Porque yo no.

Sí conozco, sin embargo, a quien lo intenta. Conozco muchas personas así, de hecho. Chicas que intentan no entrometerse cuando su novio está con los amigos, que sonríen y dicen que todo está bien cuando no lo está.

Chicas que se pasan una hora y media maquillándose cada mañana, perdiendo horas de sueño que necesitan y que terminan con el carácter agriado.

También conozco chicas con ataques de ansiedad porque tienen que depilarse, ir a hacerse la manicura, luego han quedado para un cóctel y deciden que dejan para otro día lo de tomarse un café contigo porque no tienen tiempo. Aunque realmente necesitaban ese café, porque necesitaban desahogarse y decirte que la vida las supera, que no pueden más, que todo eso que esperan de ellas es imposible.

 

Crecer es pasar de tener amigos invisibles a tener enemigos invisibles, me hace pensar. Y es curioso, porque esa chica a la que todas odian y envidian, es a la que intentan imitar para que alguien las quiera.

Porque en el fondo de todo este asunto reside el miedo primigenio a la soledad, a que “nadie me quiera como soy”.

Nadie va a quererme nunca, he pensado tantas veces. Porque al fin y al cabo, yo soy una chica; y también he querido ser la chica perfecta.

Estoy muy lejos del ideal, os lo puedo asegurar. Y cuanto más lejos, más me esforzaba por acercarme a él. En lo que podía, claro. En lo que daba de mí, claro.

Pero cuanto más te acercas, te das cuenta de que no vas a alcanzarlo. Yo no pude, no puedo. Descubrí que podía evitar con facilidad que nadie me quisiese nunca, siempre habría al menos una persona a la que podría forzar a quererme: Yo.

No creáis que siempre funciona, no creáis que siempre es suficiente. Pero cuando flaqueo, y quiero volver a ser la chica perfecta, me hago una pregunta:

Y si consigues ser la chica perfecta, ¿quién te va a querer a ti?

PD: Y así estoy hoy, dando apoyo de mierda. He pensado que soy una cursi, un poco imbécil también; pero es que también soy así: intensita. Y si no te gusta, no mires.

Anuncios

39 thoughts on “La chica perfecta.

  1. Con la de cualidades positivas que tienes y te llamas curso, imbéciles e intensita, je je je. Ser cursi no es malo, que lo sepas. A mí me tachan de ñoño. Yo creo que sí que existe la chica perfecta, y es esa que se quiere tal y como es, esa que sólo quiere ser ella misma. Cuando eso pasa, es capaz de obtener lo mejor que tiene y enamorar a cualquiera.

    Me gusta

    1. Es uno de los rasgos característicos del punk y otros movimientos marginales: coge lo peor que digan de ti y úsalo como bandera. Y ya es defecto profesional jajajajajajajaja No me importa ser cursi, ni intensita. De hecho no sé por qué se critica tanto esto último, la intensidad siempre me pareció algo bueno.
      En fin, misterios en la época de Twitter…

      Le gusta a 2 personas

  2. La chica supuestamente perfecta siempre guarda secretos que no son perfectos. Nadie tiene una vida perfecta. El que más se empeña en demostrar que todo le va bien, suele ser al que peor le va. Yo creo que cuanto más te quieres a ti misma, más te quieren los demás, es como un imán. Me ha hecho gracia la frase de la chica perfecta que está preparada en el tiempo prometido.
    Saludos.

    Me gusta

  3. No existe la chica perfecta. No existe el chico perfecto. Los griegos se equivocaron cuando en el templo de Apolo inscribieron aquello de “Conócete a tí mismo”; en realidad querían decir, aunque no lo sabían, “Quiérete a tí misma”.

    Me gusta

  4. Y la chica pefecta para quién y desde qué punto de vista. Aunque alguien tuviera esas cualidades habría otro alguien que vería defectos. Como no existe la perfección lo mejor es tratar de mejorar pero sin presiones. Por uno mismo y sin compararse mucho.
    P:D: Aparezco poco porque estoy todavía de vacaciones. Ya sabes, terrible, tiempo libre para leer, ver series o películas, playas… en fín, una situación horrible. ¿Para cuando lo nuevo del Docto Who?

    Me gusta

  5. Qué aburrida sería la vida si todos fuésemos perfectos, no te parece? Ni siquiera las máquinas son perfectas, cuánto más las personas ( hombres y mujeres) y como tú dices, ” menos mal”. Pero sí es verdad que la SUERTE de la fea, la guapa la desea. Tal vez todo se resuma a lo ya comentado, aceptarse y quererse a uno mismo para ser aceptado y querido por los demás. Un saludo de una mujer imperfecta…y menos mal. ☺☺

    Me gusta

  6. Ni siquiera mi hija es perfecta. Y hacerle caso a los hombres es completamente absurdo. Como si entendiéramos de mujeres. Para entender de mujeres, primero hay que entenderlas. “Dícese comunmente que las mujeres tienen un cuarto de hora en gran manera útil de adivinar…”Eso decía Fígaro, el gran Mariano J. de Larra, que se suicidó por amor (a una mujer) a los 27 años.

    Me gusta

  7. Muchas veces lo que vemos en nosotros mismos, y lo que creemos que otros ven en nosotros, son dos cosas que distan mucho en la realidad… Ante la duda sigue siempre tu instinto…

    Me gusta

  8. Mientras te leía, recordé esta columna chilena: http://www.faqwomen.org/el-gran-libro-de-las-mujeres-imaginarias-la-perfecta/ Tal vez la publicación que te envío está llena de referencias en sus links, pero creo que de todos modos en una lectura rápida se entiende perfectamente la ida.
    Gracias por tu reflexión, me parece sumamente atinada, ese cansancio “de estar bien”, de ser aceptable agota las almas femeninas.
    Por cierto, concuerdo contigo, las búsquedas de Google la dejan a una paralizada de espanto.
    Saludos.

    Me gusta

  9. La chica perfecta… ¿para quién? Ni creo que exista, ni creo que valga la pena esforzarse y hacer cosas que van en contra de tu forma de ser para tratar de gustarle a alguien. Mejor centrarse en ser lo que ya eres (intentando no ser demasiado insoportable), sentirte bien contigo mismo y a quien tengas que gustarle, ya le gustarás. Y a quien no, pues hasta luego.

    Me gusta

  10. Me he acordado de una canción de los planetas, cuando dice “´se tú mismo, repetimos una y otra vez. pero para ser yo mismo ¿cómo tengo que ser?”. El proceso de autoconocimiento y autoaceptación es lento, hay quien ni siquiera lo consigue nunca. Creo que para las mujeres es especialmente complicado, porque la sociedad pone el listón muy alto. La perfección es, además de inalcanzable, inverosímil. Nadie podría protagonizar una historia siendo perfecto, ni siquiera la suya propia. Eso es terrible. Tratar de potenciar los talentos y de mejorar lo mejorable es genial, pero sin perder de vista ni renunciar a ser quienes somos.

    En cuanto a la genialidad, como todo aquello que hace que una persona sobresalga o se diferencie de la gran mayoría, puede hacer sentir -incluso estar- desencajado con respecto a la mayoría. Lo cual no tiene por qué ser algo negativo, ni tampoco implicar la soledad. Con el tiempo, yo creo que las rara avis se van encontrando.

    También me he acordado de un pasaje de Demian:

    “No debe compararse con los demás; y si la naturaleza le ha creado como murciélago, no pretenda ser un avestruz. A veces se considera raro, se acusa de andar por otros caminos que la mayoría. Eso tiene que olvidarlo. Mire al fuego, observe las nubes; y cuando surjan los presagios y comiencen a hablar las voces de su alma, entréguese usted a ellas sin preguntarse primero si le parece bien o le gusta al señor profesor, al señor padre o a no sé qué buen Dios. Así uno se estropea, desciende a la acera y se convierte en fósil.”

    Y con esto ya acabo, perdón por la diarrea….

    Me gusta

  11. Puf, qué agobio me ha entrado al leer las características que tenía que tener la mujer perfecta. No quiero leer la lista de características del hombre perfecto, no quiero coger depresión.
    En fin, creo que deberíamos recaudar entre todos el suficiente dinero para conseguir un cohete para enviar a LA MUJER PERFECTA y al HOMBRE PERFECTO a un planeta solos, y que, una vez ahí, lo colonicen de gente perfecta.
    Mientras, nosotros podríamos disfrutar de nuestras vidas, sabiendo que el futuro de la humanidad está a salvo gracias al planeta de la perfección. Ya no tendríamos que entrar en el corsé de moda la moda de turno. Lo siento Bruce Lee, pero ya no tendríamos que ser agua, amigo mio.
    Y bueno, como ahora estamos en una época jodida para el tema económico… Que estoy pensando que…¿Por qué no, simplemente, mandamos a la mierda a la mujer y hombre perfectos y seguimos a nuestro rollo? Y ya, si quieren, el polvete galáctico se lo costean ellos.

    Me gusta

  12. Lo peor es cuando estás convencida de que nunca vas a ser lo suficientemente buena para nadie, y mucho menos para ti. Maldito perfeccionismo….
    Por cierto, gran post

    Me gusta

  13. Observo que no estaba suscrito a tu blog, error corregido.
    Ojos grises no se maquillaba, vestía lo primero que encontraba, siempre era ella misma, no se molestaba en gustar pero a todos los hombres gustaba… Ese error (tengo atenuantes, eso sí) no puedo corregirlo, únicamente reconocerlo (reconocer mi cobardía, por ejemplo). Hasta otra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s