Daredevil y sus demonios.

Daredevil es uno de mis superhéroes favoritos. Es el mal llamado “Batman de Marvel”, para hacer una rápida aproximación de quién es este personaje.

¿Por qué mal llamado? Porque Matt Murdock, la persona tras la máscara, no es un millonario como Bruce Wayne. Matt murdock es un respetado abogado (depende en qué época, todo el mundo empieza en algún sitio) que se ha ganado su fortuna. Tiene su despacho en Hell’s Kitchen, uno de los “peores barrios” de Manhattan. Su residencia, según versiones, se encuentra en éste o en el Upper East Side (cerca del anterior).

Diferencia clave con Mr. Wayne que es rico por su casa, la cual está situada en un lugar privilegiado.

¿Por qué llamarlo Batman en ese caso? Porque no tiene canónicamente “superpoderes”.

Y diferencia fundamental: es ciego.

Un hombre hecho a sí mismo, cuyo superpoder es que, pese a ser ciego, ve. Lo demás, corre por su cuenta, y me refiero a su condición física y habilidades. Disciplina y dedicación, eso es todo.

Como he dicho, no es completamente ciego, aunque no “ve” como todos, tiene un accidente con químicos que le privan de visión; pero a su vez le otorgan la capacidad de percibir su alrededor con el resto de sus sentidos. En algunos casos se ha asimilado su habilidad a un sónar.

En fin, ciego y abogado, ¿pilláis por qué me gusta? (Confesión: soy de leyes).

Y además, mirad lo molón que es Charlie Cox haciendo de Matt Murdock.

No es ésta la única razón. Daredevil fue el primer superhéroe que decidí seguir por mi cuenta, pese a las reservas que mis amigos mantenían frente al personaje.

Es algo así como “mi superhéroe”, le guardo un especial cariño. Lo defendía a capa y espada, ardua tarea tras la bazofia de película protagonizada por Ben Affleck.

Por eso ahora me sale la vena hipster de “a mí ya me gustaba”, tras el hype del personaje conseguido por la serie de Netflix.

Nos acercamos al tema del que quería tratar: La serie de Daredevil.

Tranquilos, no hay spoilers.

Os confesé recientemente mi –nueva- afición a los podcast. Escuchándolos, he oído muchas cosas al respecto, algunas que comparto y otras que no. Para no extenderme en demasía, quisiera centrarme en una de las afirmaciones que he escuchado repetidamente:

“No es una serie de Daredevil, es una serie de Kingpin.”

“El personaje de Matt Murdock queda superado por Wilson Fisk”, oseasé: Kingpin, escuchaba también. (Creo que en éste en concreto)

Bien, es una afirmación que, como diría nuestro anterior regente: me llena de orgullo y satisfacción. ¿Por qué? Permitidme ponerme un poco coñazo.

Daredevil era un superhéroe de segunda, sí, lo era. El problema con este demonio de Hell’s Kitchen era que no le encontraban un buen villano. Ninguno cuadraba, se le quedaban grandes o pequeños. No olvidemos que no tiene la fuerza de Hulk, la inteligencia de Mr. Fantástico, ni es una deidad como Thor. Pero tampoco es un tío corriente, es la hostia en artes marciales y lleva un palo con el que hace maravillas. (Sí, un paaaaalo).

Entonces, ¿qué supervillano o villano a secas será su Némesis? Enfrentarse a bribones de poca monta no tiene mérito para alguien que posee un alto conocimiento en las artes marciales y una inusual percepción del entorno. Pero, ¿qué puede hacer un hombre contra dioses y fuerzas de la naturaleza?

Entonces llegó (Tachán-tachán): Frank Miller.

Al principio, no le dejaban hacer lo que quería, como suele ocurrir. Una de sus ideas estelares fue enfrentar a Hulk con Daredevil, se cachondeaban de él: ¿Qué será un cómic de dos viñetas? Por razones obvias: pocos pueden hacerle frente a Hulk, y mucho menos Daredevil.

Aún así, se hizo. El demonio de Hell’s Kitchen tranquilizaba a la Masa y no había pelea o algo similar, hablo de memoria y está sobresaturada por el uso. Así que no garantizo que esto sea 100% fidedigno, que luego llegan los puristas…

El caso es que: ¡Sorpresa! Ése es el estilo de nuestro abogado diurno y vengador nocturno: no es un genio a lo Stark, pero es bastante espabilado. Vamos, que por algo es el número uno de su promoción en Columbia.

En fin, esto es una mera anécdota, la cuestión es que fueron dándole cancha a Frank Miller; el cual, en su línea creó un personaje oscuro como acostumbra. Ésta es la estética mantenida en la serie actual, muy bien elegida. La oscuridad de Hell’s Kitchen, el propio barrio, es un ente con vida propia en este serial.

Pero seguía la problemática de los villanos, ninguno cuadraba. Hasta que llegaron a Wilson Fisk, o Kingpin: cerebro del crimen y con una fuerza asombrosa porque su cuerpo es todo músculo y no hay un átomo de grasa (a modo de presentación muy setentera u ochentera de los personajes de cómic, los habituales sabéis a lo que me refiero. Los que no, en los cómics antiguos cada vez que un personaje dice su nombre, añade en dos líneas lo que le define. Un puto coñazo, porque lo hacen en cada puta grapa, además de ser muy normal, porque ¿quién no se presentaría como un gran cerebro criminal a cada persona que encuentra. En fin, ¿cierro paréntesis ya, no?).

Kingpin, importado del universo Spiderman, terminó de cuadrar: un cerebro del crimen organizado, además de poseer una fuerza inusual. El contrapunto perfecto para un abogado muy habilidoso en el combate. Cuando no peleaban con los puños, lo hacían por la vía legal: una lucha incesante en ambos escenarios.

Este descubrimiento, de la mano del sólido guión de uno de los grandes, llevó al personaje a una de sus mejores épocas; sentando, además, las bases de su universo. Posteriormente, Frank Miller, siguiendo estas líneas llegó a grandes obras como Sin City, ¿qué decir? Mucho, supongo. No aquí, no ahora. También retomó al personaje posteriormente haciendo, el que en mi opinión, es el mejor cómic de Daredevil : “Born Again”.

Portada del cómic, edición española.

La serie de televisión mantiene esta estética oscura y violenta, aderezándola con unas coreografías de peleas impecables.

También, bebiendo de lo anterior, enfrenta a Matt Murdock con mafias, gágnsters, crimen organizado; villanos reales, por así decirlo. Destacando entre ellos su archienemigo: Wilson Fisk que engloba todo lo anterior.

Por eso, las afirmaciones anteriores, lejos de tomarlas como una crítica, las tomo como un halago. La serie ha conseguido el elemento clave para que una historia funcione: un buen villano.

Los villanos son un eje fundamental en toda historia. Las utopías son muy aburridas, es necesario un mal para que el bien exista. Recurriendo de nuevo a Batman, ¿qué sería de él sin el Joker? ¿Superman sin Kriptonita? ¿El Capi sin Cráneo Rojo? Probablemente alcoholismo y depresión. Una vida sencilla, de limonadas en el porche, o meditación infructuosa en la Fortaleza de la Soledad.

No sólo es necesario un enemigo, es necesario que esté a la altura.

Uno ha de saber elegir sus enemigos, si elige enemigos que puede superar con facilidad, no es un héroe. De hecho, resulta ridículo; porque no hay grandeza en triunfar sobre males menores.

Ha de buscarse un enemigo difícil de superar. Algo o alguien que fuerce los límites acostumbrados, que empuje a la superación. Quizás, incluso, un enemigo contra el que no sea seguro el vencer. Eso es un héroe, alguien que arriesga su vida por una causa sin saberse vencedor. Si la victoria es cierta, ¿qué hay de heroico? ¿Cuál es el esfuerzo? ¿Qué mérito tiene?

Uno no es un héroe si no sabe buscarse los enemigos adecuados. Así que, elegid con cuidado a qué queréis enfrentaros, porque con ello, al fin y al cabo, elegís quiénes queréis ser en esta vida. ¿Queréis ser un héroe de primera o de segunda fila?

PD: Siento si la entrada está raruna o lo que sea, ayer fue un día ajetreado y me pusieron gafas. Así que tengo bula papal. O algo.

Anuncios

32 thoughts on “Daredevil y sus demonios.

      1. ya he visto los 6 primeros capítulos y me gusta, aunque a veces parece inmortal con la de caídas y leches que le dan, pero tiene sus momentos, voy a ver el resto de la temporada. Y he leído que la renuevan otra más..

        Me gusta

      2. Ya me falta ná para ver la primera temporada, me he quedado volado con el cap del profesor y el hombre con el que habla al final, de que se abrirán unas puertas y si estará preparado ainssss que nervios jajajaja

        Me gusta

      3. Pero porque no le dice a su secretaría quién essssss que van los tres lamentándose de tooooooo, me queda un capitulo para acabar la primera temporada jajajaja

        Me gusta

      4. vista la temporada completa ainssss ahora entiendo porque hay segunda temporada lo han dejado a guevo para que tenga otra, con el calvo en….. spoiler…. la novia del calvo…. el detalle de la mano entre daredevil y la secretaria,,, atchusssss

        Me gusta

  1. Yo también cito de memoria pero creo que Kingpin empezó dándole problemas a Spiderman(finales de los sesenta) y luego Frank Miller nos dió una saga tan buena enfrentándole a Daredevil (los setenta u ochenta, no sé) que dejó de ser villano del primero para pasar a serlo del segundo. Creo hoy por hoy que lo que necesitan los superhéroes para ser grandes es un buen guionista y si puede ser un buen dibujante. Nadie daba un céntimo por la Cosa del pantano de DC hasta que la cogió Alan Moore. Luego están nuestras preferencias. El primer héroe que lees y te gusta de peque es el que te gustará casi,casi para siempre. En mi caso también está que la gente me relaciona con Hulk. Apacible y tranquilo con mis gafas como Bruce Banner y muy brutal cuando me enfado, hay quien asegura que me pongo verde esmeralda.
    Sobre la serie soy un rendido fan. Me ha sorprendido. La considero lo mejor que se ha hecho con superhéroes en televisión. Adulta como las series de HBO aunque no sea de esa cadena. Las peleas diferentes y reales, siento el crujir de los huesos. La fotografía diferente, preciosa. Los actores estupendos y bien elegidos(también me gusta Daredevil (no es bueno solo Kingpin) y a Karen ya la amaba de cuando era vampira en True Blood). El argumento interesante. Hace meses que la defiendo. Y afortunadamente no estoy solo. alguno dice que aburre pero la mayoría la defienden. Espero que no decaiga.

    Me gusta

  2. Pocas veces me encuentro con un texto de calidad que aborde un tema con tanto que exprimir como lo son los comics, en especial Daredevil, no es mi favorito pero si de los más, por varias cosas que describes, y espero que con el empujón de la serie los guionistas de papel lo trabajen más como es merecido…. por cierto me encanta tu blog

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s