Distopía: “V de Vendetta” y la importancia de la ideología.

“Recuerda, recuerda, el cinco de noviembre, el complot de la pólvora y la confabulación. No existe motivo para el olvido de la pólvora y la traición”

“V de Vendetta” es la primera distopía con la que me encuentro. La película es de 2006, así que tendría dieciséis años al verla.

De ella me impactó el simbolismo fascista, la fuerza del personaje principal y la belleza de una Natalie Portman con la cabeza rapada. Puede que no sea, o sí, lo más relevante del largometraje. También me gustó la voz de V, la del actor de doblaje, digo.

 

Dejando a un lado el hecho de que soy fácilmente impresionable, no fui la única afectada. Está claro que la película tuvo una gran repercusión en las cabezas de todo tipo de adolescentes, y no tan adolescentes; ya que las máscaras de Guy Fawkes se han convertido en el símbolo identitario de movimientos por “la libertad”, como el colectivo “Anonymus”.

Ahora “V de Vendetta” es una película “de culto”, un clásico moderno; pero al estrenarse no conocía a nadie que la hubiese visto. Tampoco tenía con quién comentarla. Mi vertiente obsesiva me llevó a indagar sobre ella, en Internet, supongo. No lo sé, en todo caso el resultado fue que así conocí a Alan Moore. Y el cómic.

Alan Moore es el guionista de “V de Vendetta” en su vertiente de novela gráfica, también mi guionista de cómic favorito; que pidió ser retirado de los créditos del film una vez visto.

El Señor Moore es conocido por su mal humor (“cabreo Moore”), pero lo cierto es que en este caso es comprensible. También es cierto que a mí los vejetes chiflados me dan mucha ternura, sobre todo si sólo los aguanto de lejos.

En este caso, como decía, y leído el cómic, la película es una americanización edulcorada, refinada y retorcida de la idea original del autor.

A partir de aquí, spoilers a punta pala.

 

La chica es un poquito torpe, y elige mal a quién se dirige.

La novela gráfica comienza con una Evey que está intentando prostituirse, con dieciséis años, a punto de ser violada por los “Dedos”, el órgano de represión del Gobierno. Mientras que en la película es una joven periodista. Por tanto, la primera diferencia, en la primera página.

Cual efecto mariposa, esta distinción repercute en otros aspectos: en la película existe un romance entre V y Evey, del que no hay rastro en el cómic. De hecho, Evey y Deitrich mantienen una relación amorosa. En cambio, en la película Deitrich es su jefe y homosexual, por lo que no existe tal romance.

Sin embargo, la diferencia que considero fundamental y epicentro del cabreo Moore es el cambio de ideología y motivaciones de V (aunque hay muchas más, que no voy a referir, pero que pueden encontrarse en el amplio y vasto Internet).

En la película V es algo así como un adalid de la libertad, que en ningún caso quiere causar daño no necesario y lucha por la democracia. Un héroe que busca la salvación del pueblo oprimido.

Hollywood borra todo rastro del anarquismo que utiliza Alan Moore para conformar la base ideológica del personaje.

 

¿Eso importa? No, no es que importe. Es que da sentido a la historia, le da realismo.

Demos un paso atrás, antes de continuar, y hagamos uso de la Todopoderosa Wikipedia.

¿Qué es la distopía?La representación imaginaria de una sociedad futura con características negativas que son las causantes de alienación moral”

¿Para qué sirven las distopías?

“Para retratar los males de una sociedad ficticia, las distopías se caracterizan por:

-Poseer una naturaleza real: ya que tienen un fundamento real para reflejar su trama;

-Poseer una naturaleza irreal: utópica para describir estados sociales y/o políticos ilusorios e imaginados.

La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables.”

Bien, bien, Wikipedia, ¿y todo esto para qué? Yo os lo digo: Porque más vale prevenir que curar.

Una distopía es una advertencia de lo que puede pasar.

Ahora volvamos a “V de Vendetta”, Alan Moore trata de advertir las consecuencias de un posible conflicto nuclear, así como de los peligros de las políticas de Margaret Tatcher.

Para ello, configura un estado fascista totalitario, como héroe: un anarquista radical, violento y vengativo.

Este punto es relevante para la credibilidad de la novela gráfica, ya que la radicalización de una postura, lleva a la radicalización de la contraria. Es decir, cuánto más extrema es la derecha, más extrema será la izquierda. Un movimiento suele definirse por su opuesto, por aquello contra lo que lucha.

El centro y la moderación se dan en momentos de paz y de prosperidad económica. Por favor, sólo hay que mirar el panorama actual o el histórico, para ver que tengo un poco de razón, al menos, ¿no?

 

Por otro lado, toda acción conlleva una reacción similar, por eso son tan raras las revoluciones pacíficas en Estados represivos. Más de lo dicho.

En cuanto a las motivaciones personales, el V del cómic busca Venganza, como el título indica. Las consecuencias de sus actos son poco relevantes, ya sean positivas o negativas. Y en este punto, seamos realistas, el altruismo heroico es una rara avis que es mirada con recelo y desconfianza. Claro que V es egoísta, es humano. Como tal, ayuda a Evey porque ella le ayuda a él, aunque luego se encariña con ella. Lo dicho, humano; no héroe clásico perfecto.

Así, V es un anarquista; y sí, es violento y busca sus propios fines. ¡Por Dios! Es un terrorista, pero ¿qué otra le queda ante una situación así?

“Soy el rey del siglo veinte. Soy el hombre del saco. El villano.La oveja negra de la familia.” (V, citando a Machbeth)

¿Entonces te parece bien que el héroe sea un terrorista? ¿Te parece bien que mate gente? Sí, no, espera, ¿¡qué!?

Veréis, V en cualquier otro cómic sería un villano; pero en éste es el héroe porque es una distopía. La situación presentada es tan extrema que llegas a identificarte con este héroe sanguinario. Un motivo más de escándalo, de sobresalto, para llevarte a tomar medidas con el fin de no llegar a ese punto.

Obviamente no me parece bien que nadie mate a nadie, pero el carácter del personaje es un recurso más en la distopía, cuya finalidad es preventiva.

Por eso entiendo el enfado de Alan Moore, porque su historia pasa a ser otra, con otros fines distintos.

También se ha rumoreado que Alan Moore es anarquista, como V, y que la comercialización de su obra, a la que le han extirpado cualquier idea revolucionaria es el motivo de su indignación.

Desconozco la ideología concreta del Señor Moore, pero dudo que sea anarquista. Es más, el discurso anarquista de V en “V de Vendetta” es un discurso radicalizado. La ideología anarquista es pacífica, sin perjuicio de que sus “defensores” o “representantes” más numerosos no lo sean. O los que dicen serlo. Ante todo es una concepción más teórica que práctica, que le pregunten a Bakunin. En la que la violencia se ve como un medio para un fin pacífico, y considerado como inevitable para la ruptura con la sociedad anterior. En fin, que si no hay más remedio…

Creo, por otro lado, que Alan Moore sí conoce el Anarquismo como ideología, eso está claro. Y lo utiliza adecuadamente, siendo uno de los pilares de la coherencia interna de la historia. Si se retira, pierde fuerza y sentido.  A lo largo de la novela gráfica V da varios discursos con argumentos reales, o realistas:

 

“Anarquía significa “sin líderes”, no “sin orden”.Con la anarquía llega la edad del ordnung, del orden real, es decir, del orden voluntario.La edad del ordung comenzará cuando el incoherente ciclo del verwirrung que está escuchando finalice.”

 

 

“La anarquía tiene dos caras: La creadora y la destructora. Así, los destructores derriban imperios: crean un lienzo de escombros sobre el que los creadores pueden pintar un mundo mejor. Mas, una vez obtenido, los destrozos tornan irrelevantes las nuevas ruinas.”

 

 

 

“Con la anarquía surge una nueva vida de las ruinas y se restaura la esperanza. Dicen que la anarquía ha muerto, pero mirad: los rumores sobre mi muerte …eran exagerados.”
Aquí, entre otras cosas, dice que la Anarquía le ha enseñado que no hay Justicia sin Libertad.

Y este era al punto al que finalmente quería llegar: la ideología.

Uno de los elementos fundamentales de una distopía: un buen fundamento ideológico que sirva de motivación al personaje principal.

De todos los rasgos que se consideran más o menos esenciales para la creación de una historia distópica, éste es uno de los más relevantes, desde mi punto de vista.

El ser humano necesita algo en lo que creer, alguna meta, algo que mueva sus actos.

En algunas novelas, se sobreentiende o se prescinde de esta motivación. Error, que se agrava al ser una novela distópica. En determinados casos puede no entrarse en detalles, pero si se trata de una lucha contra el poder, entiendoyo, que será necesario un buen discurso para despertar conciencias.

Por eso, he elegido V de Vendetta como la primera distopía del mes. Por eso, y por la fecha, claro. Porque cuenta con un buen fundamento ideológico en el que asentarse. Incluso la versión para todos los públicos hecha por Hollywood ha agitado las aguas de las democracias occidentales, como mencionaba al principio de la entrada.

Es por tanto, innegable, que éste es un trabajo bien hecho. Y que yo no soy tan fácilmente impresionable, ¡já!

Anuncios

26 thoughts on “Distopía: “V de Vendetta” y la importancia de la ideología.

  1. ¡Yo! ¡Yo la vi en el cine! La peli me gustó mucho, pero no he leído la novela gráfica y ahora me has picado el gusanillo… Muy buena reflexión y muy buena entrada, como siempre 🙂

    (Y, además, he descubierto que te paso de largo… en años xD)

    Me gusta

    1. Es un cómic de culto, como Watchnen y está incluso en librerías públicas. Yo lo aconsejo como un básico, no ya de la novela gráfica, sino de la “literatura” reciente.
      Muchas gracias!:)
      Y la edad… Tenemos la que tienen nuestros corazones, Jajajajajajajajajaja o no. En fin, no soy mayor, pero a los quince un compañero me dijo que era una vieja de 40 años y que había nacido vieja. Muy majo!
      Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo también era un chaval cuando vi la película, y me causó más o menos la misma impresión que a ti, respecto a su personaje y su ideología. Luego leí la trilogía de Baroja “La lucha por la vida” (en concreto “Aurora roja”, que es la más marcada políticamente) y me desengañó, en parte. Hace unos años volví a ver “V de Vendetta” y ya la vi con otros ojos; desgraciadamente. Por cierto, genial tu artículo.

    Le gusta a 1 persona

    1. No he leído lo que dices de Baroja, y me acaba de picar la curiosidad (voy a apuntarlo en mis notas para que no se me olvide, ¡gracias!).
      Y respecto de la película, lo cierto es que es una buena película, funciona bien; pero no produce el efecto del cómic. En fin, buscan distintos fines, supongo.
      Muchas gracias, me alegró de que te haya gustado. ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  3. La película me pareció entretenida, aunque no he leído el comic. Suele ocurrir con las novelas que los directores de cine hacen muchas veces una obra diferente al original. Y creo que están en su derecho, como lo está Alan Moore de desvincularse de la historia final.
    En cuanto a las distopías en sí, si no se me olvida ninguna, mis favoritas son “1984” y “La granja de los animales” de George Orwell aunque suelen ser más impactantes las novelas sobre lo que ya está ocurriendo como “La broma infinita” de David Foster Wallace, que también tiene su historia distópica en paralelo a la original.

    Le gusta a 1 persona

    1. Siempre me llama la atención el cambio que de un lugar a otro se da a los títulos, “Rebelión en la Granja” tradujeron a Orwell, y en sur y centro América “V de Venganza”. 1984 me impactó mucho, pero más ” Un mundo Feliz”, pero eso es adelantar acontecimientos… Jajaja
      ¡Un saludo!

      Me gusta

  4. Genial análisis, la verdad es que las distopías me encantan, aunque de ‘V de Vendetta’ solo he visto la peli (¿algún día dejarán de darme pereza los cómics / novelas gráficas, o ya soy demasiado vieja?). Recuerdo que me gustó, pero supongo que se pierde parte del mensaje que querría dar el autor con el cómic, algo bastante habitual en las adaptaciones jaja A ver si algún día me animo y me la leo 🙂

    Me gusta

      1. La entrada de mi blog no pasa de ser una especie de “a propósito de un caso”, dista mucho de ser un análisis literario en profundidad. Espero que te aporte algo, pero no era exactamente el propósito.
        Anhelo tu post sobre “Un Mundo Feliz” Estoy seguro de que le sacarás mucho jugo. Seguramente Huxley era un friqui de su época.

        Me gusta

  5. Muy buena entrada. A mí la película me pilló menos impresionable y mayor. También hay que tener en cuenta que tenía el cómic en casa y la película evita ciertas aristas. Lo acepto porque Hollywood nunca podrá competir con el papel impreso que es más barato, hay menos productores detrás, te juegas menos y puedes ser más lanzado. Pero sí veo que esta película iluminó la bombilla de tu generación. Conozco a muchos más que la disfrutaron como tú. A mí Natalie Portman me gustaba mucho así que efectivamente, su cabeza rapada me parecía igualmente bella. Y la película me hizo pasar un buen rato. Alan Moore siguió gruñendo, claro. Pero es el mejor, eso no se lo quita nadie.
    Y por más que deberíamos hacer obras más ideológicas y menos estéticas. A veces. Nos golpearían muy fuerte ficciones que imitasen de verdad la realidad, sin mugre falsa, sin actores o actrices bellos estropeándose sólo un poco, con sangre que pareciera de verdad y fotografía dura y sin filtros. Esas obras sí que harían daño. Pero pocos las soportarían.

    Le gusta a 1 persona

  6. Siempre que quiero coger el cómic en la biblio está pillado, por lo que soy de las que sólo conocen la versión edulcorada de Hollywood. Por ahora. Pienso ponerle remedio.

    ¿Cómo no va a ser la belleza de Natalie Portman sin pelo algo relevante de la película? Yo diría que es lo más relevante. Ya si eso, en segundo lugar está todo el trasfondo político e ideológico. Si eso.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Ponle remedio, ponle!:)
      Y lo de Natalie… Creo que el pelo en la mujer es un tema que da mucho de sí, pero no te quiero aburrir con divagaciones. Eso sí, te digo sin ninguna mofa que sí tiene de importante.
      Además de que es la mujer viva más guapa del mundo mundial! Jajajaja
      Lo demás, aquí en Valencia decimos “folleu folleu que el mon s’acaba” o lo que es lo mismo: follad follad que el mundo se acaba. Así que… A veces cuando no queda nada bueno, no está tan mal pensar con el CO**

      Me gusta

  7. Pues a mí la peli me parecio sobrevaloradisima cuando la vi xD Y eso que no conocía la novela gráfica.
    Después la conocí y pensé “Así sí…”
    Sigo pensando que esta sobrevaloradísima, me parece extremadamente light para el tema que trata y no entiendo que gente con ideas revolucionarias puedan identificarse tanto.
    Pero eso no es más que mi opinión.

    Me gusta

    1. Sí, entiendo tu opinión, pero quizá en otros países (EEUU) donde la sanidad pública les parece revolucionaria, tuvo otra repercusión. No sé, a mí me pareció una historia muy épica, aunque el trasfondo tratado fuese menos revolucionario. Pero es cuestión de… ¿Trayectorias?
      Un saludo!:)

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s