Los Juegos del Hambre, ¿distopía?

A lo largo de este mes he estado ahondando, con mayor o menor acierto, sobre las distopías; he hecho de Epi y de Blas, pero con alguna palabrota. ¿Por qué? ¿Por filosofía (en un sentido etimológico)? ¿Con bona fides? ¿Animus iocandi? ¿POR AMOR?

Bueno, os descubriré una regla que se cumple más o menos de manera regular en ¡Oh! éste nuestro mundo (o no, pero me gustan las frases grandilocuentes): Nadie se toma tantas molestias para hacer el bien.

En cambio, para hacer el mal sí. Para hacer el mal, la gente oculta sus verdaderas intenciones entre un sinfín de motivos, justificaciones, palabrería absurda, lenguaje retorcido, pretextos y explicaciones. Muchas explicaciones.

 

Así, queridos lectores, después de leer esto, esto y esto; estáis preparados para escuchar:

 

“Los juegos del hambre” NO SON UNA P*** DISTOPÍA.

Y que me deis la razón, claro; eso es lo más importante.

Mi recomendación, aunque os gusten “Los Juegos del Hambre”, como no podía ser otra, es continuar la lectura. Porque no trato de criticar el libro o la película, sólo determinar que no es una distopía. Así que buen rollo, ¡continuad leyendo!

Y… y… porque… ¿voy a hablar del culo de Jennifer Lawrence? Eso es muy poco feminista por tu parte. Eres un desastre.

Foto Google

 

Si estuviese en una clase, daría una palmada y preguntaría: ¿Qué es lo que hemos aprendido de las distopías? Pero no lo estoy, así que voy a monologuear (no confundir con mongolear).

 

Hasta la saciedad he repetido que uno de los elementos más relevantes de una distopía es la credibilidad, porque la credibilidad es el arma con el que causar temor para evitar el resultado que se nos presenta, como un futuro chungo. Y este futuro de mierda se evitará si dejamos de hacer X. Esa “x” en “V de Vendetta”  era: “votar a Margaret Thatcher”, en “1984”, entre otras: “potenciar la seguridad sobre la libertad”, en “Un Mundo Feliz”: “todo”, “deshumanizarnos”, “idiotizarnos”…

 

Así empezamos con el fallo más garrafal de considerar “Los Juegos del Hambre” una distopía: ¿Cuál es el mensaje? ¿Cuál es la crítica? ¿Qué denuncia? ¿Qué es lo que está mal? ¿Qué es lo que tenemos que cambiar?

 

Pff… Podríamos no tener una guerra en la que acabásemos creando un espectáculo televisado en el que obligamos a jóvenes a luchar a muerte. Great, gracias por el consejo. Nunca lo hubiese imaginado.

 

Foto de Google

Haciendo un profundo esfuerzo, alcanzo a vislumbrar dos mensajes posibles derivados de esto:

1- Las guerras tienen resultados muy malos.

2- Obligar a adolescentes a luchar a muerte está mal.

Pero ambos me parecen obvios y genéricos, sin que se profundice en una crítica concreta que despierte consciencias respecto a una guerra determinada, una consecuencia concreta de la guerra. No me transmite que el sufrimiento de las mismas se cebe con los más jóvenes (¿Niños soldados?, ¿mujeres objeto de esclavitud sexual?), ni que un conflicto determinado e inminente pueda tener un resultado devastador (no voy a hacer comentario al respecto).

 

Entonces, ¿qué tenemos que dejar de hacer?, ¿¡QUÉ ES LO QUE TENEMOS QUE EVITAR PARA QUE NO SE MATE A ADOLESCENTES!? NO LO SÉ, ¡NO LO SÉÉÉÉÉ! **Dos minutos de ataque de pánico**

Resultado de imagen de un mundo feliz libros
(Foto de Google, no mía)

Oye, ¿entonces no podemos hacer nada especial para evitarlo?  No, ya sabes, las guerras son malas y eso. Ah, vale, ¿quieres que vayamos a ver una peli o algo? No, mejor leamos libros, ¿no has leído “Un Mundo Feliz” o es que te da igual que acabemos como ganado? Es verdad, es verdad.

 

En segundo lugar, bueno, y en tercero, cuarto y quinto. Ya no hay nada que hacer, porque si no hay temor, todos los instrumentos de la distopía carecen de fin.

Aún así, hagamos el esfuerzo:

 

La credibilidad.

 

En “V de Vendetta” refería la radicalización de las posturas, tanto de “los buenos” como de “los malos”, en “La Ciudad Vertical” al uso de un proyecto real como es la “Ciudad Vertical”.

También es habitual usar imaginería popular, y con esto me refiero al hecho de emular la realidad, tanto pasada como presente. Ejemplo de ello, las similitudes a regímenes fascistas y comunistas en 1984, V de Vendetta, Farenhet 451, etc.

 

¿Y en los Juegos del Hambre? Panem es algo así como unos Estados Unidos que se han ido al garete, “trece distritos” que suena un poco a la Guerra de la Independencia (americana, claro).

¿Y los demás países? Presumiendo que no haya nada parecido a la ONU que se preocupe porque vayan por ahí matando jóvenes, o alguna organización comprometida al efecto, quiero decir si la gente se preocupa de que maten ballenas (lo cual es muy loable, en serio) que hagan lo propio con adolescentes también se perseguiría, ¿no?

Como decía, pese a ello, ¿los demás países ante un no-EEUU debilitado no intentarían invadirlo o algo? Esas cosas que hacen los países en situaciones convulsas, que no es ayudar.

¿No queda ninguno más? ¿Ha ocurrido como en las películas de desastres pero al revés: SÓLO sobrevive NO-EEUU?

 

En fantasía hay que asumir ciertas cosas para poder disfrutar de la historia, así que lo asumo.

Aún así, ¿tienen tecnología suficiente para hacer mutar cosas y en vez de utilizarla para alimentar a la gente crean bichos para matarlas?

Sí, porque SON MALOS.

Tienen naves y cosas flipantes, pero la gente tiene que sacar el carbón de la mina con sus propias manos.

Podéis decirme, tras una lectura por encima de “El Príncipe” de Maquiavelo, “el miedo y la opresión son armas para mantener controlada a la población”.

Pero una, que se lo ha leído enterito (Hola, aquí una de las muestras de cómo ser pedante 101, aunque es para que no penséis que hablo sin saber, aunque lo haga) y tiene dos dedos de frente, dirá: eso es si la necesitas para algo, si no la necesitas, escamóchalos a todos y al menos no se te revelan. Eso en plan cínico. En plan no cínico: ¿no es mejor tener a la gente un poco contenta? También lo decía el señor Maquiavelo.

¡QUE ES PORQUE SON MALOS C***! Bueno, pues además de “malos” son idiotas. Los idiotas son muy peligrosos. Así que ya sabéis: cuidado con los dirigentes idiotas. Quizá ese no es mal mensaje.

 

(**Aquí puede haber spoilers, por si queréis disfrutar del libro o la película sin que sea destripada**)

 

Otra de las cosas que llama vivamente la atención es: una adolescente se carga un estado.

Es habitual en las distopías que no acaben muy bien. Esto es porque la lógica (importante para hacer algo creíble, aunque, ¿para qué lo querríamos?) apunta a que uno versus muchos es una mala proporción.

Refuerza el mensaje de la distopía, ya que “o haces algo ya, o no podrás evitarlo después de ninguna de las maneras”.

 

Concedo a “Los Juegos del Hambre” que acaba “regu”, pero “al poder” se lo escamochan, ¡hombre!

 

Por cierto, “un poder” o “una sociedad” que en ningún caso aparenta perfección, una perfección aparente que al rascar no lo es. No, Panem es un asco de sitio, excepto en un par de distritos. En fin…

 

(**Fin spoilers**)

 

Y, por último, en las distopías el protagonista te tiene que caer bien. El protagonista es el defensor del bien en un mundo inundado por la locura, es “el lírio entre cardos” de Ausiàs March. V es un anarcoterrorista y ¡te cae bien!, ¿qué protagonista de una distopía no te va a caer aunque sea medio bien?

 

Katniss, Katniss Everdeen tiene una patada en la boca que no se la aguanta. Supongo que esta es una cuestión más bien personal (aunque compartida por varios de mis amigEXPERTOS).

Es egoísta, sosa, insulsa, poco graciosa, poco comprometida socialmente…

Ni siquiera protagonizada por Jennifer Lawrence llega a caerme bien del todo. Pero gana mucho.

 

En fin, ¿qué quiero decir con todo esto?

 

He leído “Los Juegos del Hambre” y me pareció entretenido, sin más. Así que no “lo odio”, no es esa la idea. De hecho, disfruté de su lectura.

 

Si bien, podría criticar muchas cosas:

-la utilización obsesiva e innecesaria de papel para esta clase de libros, en el que el texto parece escrito en verso por la amplitud de los márgenes, y un desarrollo excesivamente largo, con el único fin de sacarte las pelas vendiendo tres libros en vez de uno o dos.

-la ausencia de cualquier tipo de mensaje que trate de mejorar el mundo

-romances absurdos, un tanto retorcidos que no creo que sean modelo a seguir…

No voy a hacerlo (más), ya que entiendo que es una obra de mero entretenimiento.

 

Así que lo que me molesta son dos cosas:

  • que se llame distopía, porque NO LO ES. La distopía es otra cosa, esto es ciencia-ficción a secas. Las cosas por su nombre, por favor. Por ejemplo, a mí podéis decirme: “Eres una gruñona”, pues sí, lo soy, ¿y qué?

 

  • Que se diga que es “una obra de culto”, PORQUE JODER QUE NO LO ES. Es un libro de entretenimiento, normalito, no la gran obra del S.XXI. No es revolucionario y no trata de despertar consciencia social.

Y aquí llega el momento esperado en el que hablo del culo de Jennifer Lawrence: Se han escrito mejores obras literarias hablando del culo de Jennifer Lawrence que “Los Juegos del Hambre”.

Foto Google.

Y ahora: dadme la razón. Tengo razón, ¿real o no?

Por favor, el lanzamiento de frutas y verduras, en un estado de madurez que no produzcan contusión cerebral. Eh, tú, ¡suelta la piedra!

Anuncios

32 thoughts on “Los Juegos del Hambre, ¿distopía?

  1. Muy bien escrito, de inicio a fin, te doy casi la razón, y eso que me gustó la saga (la literaria más que la cinematográfica, por parecer cultureta y eso). A mí el hecho de que sea una anti-heroína egoísta y algo antipática y tal, me gusta, se puede ser buena gente sin ser ñoña. También me gusta que sea ella quien pase de los tíos, que ya vale de héroes guapos y princesas en espera de Salvador, a poder ser azul. Tal vez sea algo forzado, pero para los chavales y sobre todo las chavalas genera un pequeño cambio, al menos con las que yo curro, hacia el empoderamiento y la no-necesidad de un hombre que las salve. Por todo lo demás, literatura de “estoyhartadepensar-y-quieroalgoligerito”. Enhorabuena por la currada!

    Le gusta a 1 persona

    1. Por supuesto que me parece bien que cambie un poco el paradigma “la mujer tiene que ser salvada”, pero no me parece una ” tía maja”. Pero vamos, que la crítica no va por ahí, de hecho el auge de las heroínas ya lo traté en otra entrada y me parece GENIAL (y que ta tocaba!).
      A mí el libro me entretuvo, pero no me parece cierto lo que dicen de él ahora, y lo que lo ensalzan. Simplemente.
      Muchas gracias por leer y por tu opinión!:)
      PD: ojalá más heroínas.

      Le gusta a 1 persona

  2. No he leído los juegos del hambre ni he visto las películas. No me llaman la atención en exceso, y encima suelo huir de los éxitos de ventas, jejeje. Voy a tener que investigar la literatura del culo de Jennifer, que por lo que dices pinta interesante, jajaja. Me encantan tus análisis. Y hablas con conocimiento de causa, has leído mucho, y a muchos autores distintos. Besitos.
    PD. No te salen bien los enlaces de “esto”.

    Me gusta

  3. Esta labor de filtro que haces en tus post, me está abocando a releer a Quevedo y a Góngora. No es que me parezca mal, todo lo contrario. No tenía la más mínima gana de leerlo, con lo que ahora tengo la excusa perfecta. Y de paso refrescas mis neuronas con Huxley y Orwell. Y el resto de mis sentidos con el culo de Jennifer Lawrence. He tenido que mirar en google para saber cuál era exactamente la historia de los gluteus maximus de la Lawrence. La verdad es que deprime un poco, porque si esta chica, que es bastante mona, se acompleja de los efectos de la gravedad en una parte del cuerpo bastante alejada del cerebro, el resto de los mortales deberíamos beber escitalopram (o soma líquido) en las fuentes públicas. http://antoniadis9.wordpress.com/2015/07/09/pirulas/
    Me encanta la indignación contenida con la que cimientas el post (los post, en general) Diríase que en algún momento de la escritura se desenclava el freno de mano, permitiendo dar rienda suelta a las opiniones emocionales, para volver a accionarlo cuando crees que el vehículo ha adquirido velocidad excesiva.
    Claro que todo podría ser estrategia para cautivar a los lectores más enrevesados y complejos. O que ese día te hubieran tocado las narices. O que el autobus llegase tarde. O soy yo no vos.

    Me gusta

    1. La verdad es que leer a Quevedo y demás, me parece siempre una buena opción. Y he hecho dos malas críticas, o tres, no más. No lo hago adrede, lo de enfadarme y refrenarme. Sale así, no creas que medito mucho jajajajajaja
      Y Jenniffer creo que está bastante orgullosa de sus curvas. En fin, razones tiene. Un culo estupendo, yo le escribiría una oda, pero ando corta de tiempo!
      Gracias por pasarte y por la opinión! 😀

      Me gusta

  4. Leí tu entrada desde el correo y cuando entré a comentar se me apagó el ordenador… Casualidad? Lo dudo.
    El caso. Lo de que un país vaya a full masacrando y nadie intervenga si se da.
    Mira Corea.
    Por lo demás, pues ni te doy la razón ni te la quito xD porque no he visto las pelis porque quería leerme antes los libros pero no he tenido tiempo.
    Si que es cierto que estaba en mis lecturas pendientes porque la tenía por distopía, pero ni siendo así quizá me mire las pelis y ya. Demasiado tengo por leer para perder el tiempo en algo que no me llama.
    También lo pensaba porque se la comprara con una distopía de Stephen King (la cual si he leído y no encontraba ninguna similitud en la trama pero bueno, pensé que quizá al leerlo sí)
    Con lo que cuentas ya se por adelantado que quizá me entretenga pero me va a decepcionar por no ser lo que esperaba.
    So thanks.
    Me veré las pelis.

    Me gusta

    1. Probablemente hay un complot judeomasonico que trata de impedir la lectura de mis entradas. Probablemente.
      Por lo demás, tienes razón con lo de Korea(la realidad siempre supera la ficción), pero no sé, en “Panem” tienen recursos naturales, y si no la ayudan al menos intentarían algo. No sé.
      Por otro lado, los libros son entretenidos. Me gustó más el primer libro que la peli, y más la segunda peli que el libro. Las otras no más he visto, pero… Creo que en película quizás es más “resultón”. En fin, si de algo te ha servido, ¡me alegro!:)
      Gracias por comentar pese a las dificultades, ¡un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  5. Me encantó tu reflexión sobre la distopía y los libros. Yo los he leído como 5 veces porque me encantan, no creo que sean un aporte a la vida ni un objeto de culto (eh, no) pero disfruto harto sufriendo mientras leo.

    Siempre los he considerado distopía porque, según yo y no sé qué dirá el diccionario, simplemente la distopía es lo contrario a utopía, contrario al ideal, básicamente una sociedad donde todo se ha ido al carajo. Y ahí, funciona.

    Me gusta

    1. Muchas gracias!:)
      La distopía es un género que es un poco más cerrado, pero sí, entiendo que por contraposición puede darse, pero entonces todas las sociedades no perfectas son por tanto distópicas. En todo caso, es un libro entretenido y bonito, yo disfruté leyéndolo. Y también de las pelis! (Team Peeta!!) jajajaja un saludo!!!

      Me gusta

      1. Oye, lo busqué! No sale en el diccionario pero había una entrada en wikipedia (JA) y decía que es una sociedad no deseada, horrible, etc. Así como la utopía es la perfección, la distopía es la sociedad que no queremos, el otro extremo. Charán!

        Ay, Team Peeta TODO el rato 😀

        Me gusta

  6. He visto las dos primeras películas. Me molestó que en la segunda me pusieran un continuará. Eso de hacer del cine una serie de televisión no me va. La serie te emplaza a la semana que viene y suele ser gratis o costar menos. El cine te emplaza a que vuelvas… el año siguiente.
    Pero yendo a lo importante diré que mi actitud respecto a esta obra es de encogimiento de hombros. No me atrae demasiado pero tampoco me enfurece ni me hace gruñir como una bestia por herejía contra el cine (no la he leído así que no sé nada de los libros). En cuanto a si es Distopía… Bueno, puede serlo (y entonces me odiarás y me retirarás la palabra por llevarte la contraria). Mi voto por la distopía es que rompe reglas pero sigue intentando o aspirando a serlo. Es sólo que se trata de distopía fallida, cutre y torpemente realizada. Eso sí, tu artículo me ha parecido genial. Argumentos de peso que lo cierto es que me han sonreír. Pero para bien. Por cierto… Doy mi voto por el complot judeomasónico contra la lectura de tu blog. Es real.

    Me gusta

    1. No te retiraría la palabra por tonterías, tengo buen humor aunque haya opiniones al respecto. Lo de la distopía, también hay opiniones, creo que es carente de finalidad o mensaje y por tanto no puede calificarse como tal. Pero oye, opinión.
      Y yo tampoco la odié, ni la peli, ni los libros. Me gustaron, la verdad. Pero de ahí a lo que se oye: no.
      En fin, si te ha hecho sonreír, no esperaba más; aquí estamos por el divertimento!:) un saludo! Y lo del complot… No sé… Soy una pobre víctima.

      Me gusta

  7. Lo que me he reído leyéndote. Aunque disfruté mucho los libros, estoy contigo en que llamarla obra de culto es DEMASIADO; vamos, sí entretiene, pero nada más. Así que en algún punto sentí tu reflexión como una especie de revelación (¡He vivido engañada!)
    Pero luego busqué distopías en wikipedia (bendita wikipedia) y aunque es verdad que la mayoría de las distopías deben ser realistas, aportar alguna crítica y sobre todo se presentan como algo a evitar, tal vez la palabra clave sea “la mayoría”.
    Por ejemplo, hace poco leí La larga Marcha de Stephen King, que también va de adolecentes que compiten a muerte en medio de un público que disfruta del show (solo que sin algún tórrido romance de por medio) y aunque esta fue escrita muuuucho antes de que la “literatura distópica” se pusiera de moda, aquí tampoco explica cómo es que la sociedad llegó a ese estado y nadie parece hacer nada para evitarlo, sin embargo la crítica social me pareció buena.
    Como sea, luego de leer esto probablemente veré a las distopías con otros ojos. Y pondré atención cuando me tope con algún escrito sobre el culo de Jennifer Lawrence; podría estarme perdiendo de una joya.

    Me gusta

  8. ¿Tanta parrafada para que sólo un mísero párrafo esté dedicado al culo de JLaw? Me decepcionas.

    Me gustaría poder comentar algo con sustancia, pero es que intenté leerme los libros y a mitad del primero dije “hasta aquí hemos llegado”. Supino coñazo porque como bien dices NO ES UNA DISTOPÍA (o por lo menos, no una que valga la pena más allá de servir como entretenimiento) y como los personajes me daban igual lo dejé porque allí no había nada jugoso que llamase mi atención. Y aquí es donde entra JLaw. Ella fue la razón de que le diese una oportunidad más e intentase ver las pelis. Pero nada. Vi la primera y cero interés por las siguientes. Yo me trago cualquier cosa que tenga una tía como protagonista que se dedique a dar mamporros y tener mala leche, pero qué insulsa es Katniss, eh. Una cosa le concedo a Los juegos del hambre, está mejor escrita que Crepúsculo. Aunque el listón no estaba muy alto.

    Conclusión: Tienes razón en todo lo dicho. Guardaré los tomates para otra.

    Le gusta a 1 persona

    1. Era publicidad engañosa, lo reconozco. Si escribo alguna oda a su culo, o alguna oda al culo, en general, te lo haré saber. “Oh hermoso trasero/ que desafías la gravedad/ y al mundo la exclusividad/ de la forma redondeada” Otro día seguiré.
      Yo sí leí los libros, y tienen cosas buenas. Aunque creo, simplemente, que no son para mi trayectoria lectora. Por lo que sé de la tuya, para ri, tampoco.
      De Crepúsculo no hablo, no lo he leído, pero rima con el tema de mi futurible obra, es un filón a explotar.
      ¡Gracias por darme la razón y no tirarme tomates!:D

      Me gusta

  9. ¿Toda esta parrafada para que sólo un mísero párrafo hable del culo de JLaw? Me decepcionas.

    Me gustaría comentar algo con sustancia (si es que eso eso posible) pero no he conseguido terminar el primero de los libros siquiera. Llegué como a la mitad o así, y como los personajes me estaban dando igual y la trama me estaba resultando un supino coñazo porque me lo habían vendido como una distopía pero NO ES UNA DISTOPÍA (o por lo menos no una en sentido clásico y en el único que debería ser aceptado), lo abandoné porque no había nada jugoso allí que me llamara la atención. Y aquí es donde entra JLaw y su culo, fueron las dos únicas razones por las que intenté ver las pelis, pero nada. Vi la primera y me costó tres intentos llegar al final. ¿Puede ser más insulsa Katniss? Lo dudo. Y mira que yo me veo cualquier cosa con una prota que reparta mamporros y tenga mala leche y soy la primera en fangirlear a morir, pero ni con esas. Una cosa le concedo, está mejor escrita que Crepúsculo, que no es difícil.

    Conclusión: Tienes razón. Guardo mis tomates para otro día.

    Me gusta

  10. Pues en el punto de tener que caer bien un personaje o protagonista de novela distopica yo no soportaba a Winston de1984, tenía un rollo misógino un tanto raro y aunque estuviese en contra del Gran Hermano el tipo era un soso y apático, pero creo que incluso los personajes de este tipo de novelas tienen que tener ese rasgo amargo que le ha producido vi vivir en esa sociedad,no tiene sentido hacer una crítica a la sociedad poniendo un protagonista super happy .Lo mismo pasa con el personaje principal de la novela Blade Runner.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s