Jessica Jones y Black Friday.

Netflix estrenó el pasado viernes, a nivel mundial, la serie “Jessica Jones”. Tranquilos, que no hay spoilers (sólo he visto el primer capítulo, de hecho).

A lo largo de esta semana he comprendido el por qué de esta fecha concreta: es la semana de Acción de Gracias.

En esta semana, en EEUU, no se emiten series de tirada anual; que yo conozca, al menos así ocurre con “Agents of Shield” o “Supernatural”.

Dudo que haya sido una elección al azar, entiendo que (personalizando) el Señor Netflix ha decidido poner a disposición de los usuarios la serie, porque éstos no tendrán otras cosas que ver, y tal vez así decidan así los indecisos ver “Jessica Jones”.

 

Me viene a la cabeza “Economía 101” o “Economía para dummies”, esto es: todo lo que pude entender en mis clases de economía. No mucho, pero algo sí. En este caso, pensaba en el liberalismo clásico, el de Adam Smith y “La Riqueza de las Naciones”.

El Señor Netflix hace estas cosas por su propio beneficio, pero de esta manera también beneficia a los consumidores de su servicio, llegándose al bien común.

Qué decir, la serie es buena por lo poco que he visto; el Señor Netflix quiere dar un buen producto para que éste se consuma; los usuarios contentos porque se les da una serie que ver y encima de calidad. En resumen, todo el mundo contento.

 

Por eso me llama tanto la atención que, desde un análisis basado en la economía liberal (si bien, clásica); en el “Black Friday” en el que nos encontramos hoy, las conductas llevadas a cabo sean tan poco respetuosas con los principios, que se supone, fundamentan este nuestro mercado. Al menos, originariamente.

 

Ciertos comercios han decidido subir precios las semanas previas al “Black Friday” a fin de que sus beneficios permanezcan inamovibles. Eso sí, elevando el número de bienes consumidos, previsiblemente. ¿Cómo? Anunciando grandes ofertas, que resulta que no lo son. Quizá habría que acudir a una organización de “Consumidores y Usuarios” con conocimiento en estos temas para tratar de determinar la ilegalidad de sus conductas; si bien, estas actuaciones se dilatan en el tiempo y pueden verse como drásticas e incómodas.

 

Sin embargo, siempre queda una segunda opción, ejercer de consumidores y usuarios particulares.

Si un Señor Listo (en un sentido peyorativo) quiere actuar en su propio beneficio, a costa del engaño y la falsa publicidad; está engañando al fin, a sus consumidores. Éstos no estarán satisfechos, es obvio, y no consumirán.

Esta situación, igualmente prevista, a sensu contrario, en el liberalismo clásico.

Por tanto, por el bien común, siguiendo los dictados del señor Adam Smith, del que no se alberga ninguna sospecha de comunismo o cualquier otra conducta anticapitalista; lo correcto sería no consumir respecto de determinado tipo de comercios que nos toman por tontos.

 

En fin y en resumidas cuentas, cuidado con las ofertas del Black Friday. Aquellos que vayan a disfrutar de una tarde, un día, o un fin de semana, de compras; sería aconsejable informarse sobre la autenticidad de las “ofertas” que se anuncian. Algunas son buenas, y auténticas “gangas”. Otras no. En todo caso, ¡infórmense, queridos lectores!

Tras lo cual, quizás más de uno decide quedarse en casa viendo “Jessica Jones”. Por otro lado, la opción inevitable si ni mucho ni poco hay que gastar.

¡Comprad con cuidado!

Anuncios

16 thoughts on “Jessica Jones y Black Friday.

  1. Sabía que subían el precio en muchas (todas) las tiendas antes. Lo que no sabía era que subían el precio tanto tiempo antes. El problema es que somos tan ignorantes que picamos, nos lo creemos, y compramos a mansalva por no haber llevado un control de precios… Gran entrada! Besitos.

    Me gusta

  2. De momento llevo cuatro episodios de Jessica y sí, muy buena serie. Además con la emoción de haber visto aunque poco de momento, al gran David Tennant. A este paso ya habré visto al serie antes de dos semanas. Sobre las compras, suelo tener memoria a largo plazo y si veo una oferta con el precio de hace dos meses o cuatro paso. Recuerdo hasta los decimales de los precios de los supermercados.

    Me gusta

  3. Anoche vi el primero!! No seguí porque era muy tarde pero este fin de semana la termino 😀

    Acá se hizo un cybermonday y una página web se puso a monitorear los precios de las empresas participantes con semanas de anticipación, para luego entregar esa información en Internet, de si inflaban los precios antes para decir que los bajaban ese día de la oferta. Así podías revisar por producto y ver si la oferta era tal o no. Me pareció una super buena idea, y eso que era de un particular porque nadie más fiscaliza.

    igual, las ofertas gringas son harto mejores que las locales, pero hay que pagar el envío y ahí ya no conviene tanto. Yo aprovecho de vitrinear en algunas tiendas, por si puedo comprar para Navidad, pero ya no compro por si acaso o de impulso. Hago una lista de regalos y si los encuentro, lo considero, si no, no.

    Me gusta

    1. Yo no sé si este finde tendré tiempo! Jajajaja Pero esta semana y la siguiente… Cae!:D
      Y me parece una idea genial esa que dices de conparar! Aqui no sé si hay algo similar. Los gastos de envío son prohibitivos a o desde determinados sitios 😦
      Y lo de hacerte una lista también me parece muy buena idea, así no te vuelves loco o loca. La verdad es que a. mi me agobia mucho, así que no compro. Total, tampoco tengo tiempo de salir a mirar… 😛
      ¡Un saludo!

      Me gusta

      1. Ahh, el cybermonday nuestro era sólo por Internet. Yo prefiero comprar por Internet que ir a las tiendas, me agobia la gente, así que por eso aprovecho, para no tener que salir a comprar o buscar. Lo odio.

        Que tengas lindo fin de semana!

        Le gusta a 1 persona

  4. Tengo pendiente Jessica Jones, yo creo que la estaré viendo ya la próxima semana, ahora estoy metida en estudiar para una prueba. A ver si publicas algo sobre ella más adelante y podemos comentarla.

    Me gusta

  5. “El verdadero precio de todas las cosas, lo que todas las cosas cuestan realmente al hombre que quiere adquirirlas es el esfuerzo y la molestia que supone adquirirlas” Esto lo dijo Adam Smith. Y acierta. Las compras que nos satisfacen plenamente son las que no recordamos vacilación alguna en el proceso, independientemente de precios y otros considerandos.
    En cierto sentido, es como Huxley, un adelantado a su tiempo y un visionario. Gran elección, Mal Harkness.

    Me gusta

  6. En España somos muy de importar ideas pero a la española, o sea, con su picaresca incluida. Por poner un ejemplo, Ikea nos moviliza para que vayamos a descubrir sus enormes descuentos y lo único que descubrimos es que nos podemos llevar el plástico protector para cajones unos céntimos más barato. Pues muy bien, gracias por el descuentazo, pero en estos momentos ando bien de plásticos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s