“Instrumental”, de James Rhodes.

No sabía si hacer una crítica de “Instrumental” de James Rhodes, quería con reticencias.descarga

Rosa Montero escribió un artículo sobre él al empezar el año. Una parte de mí quiso gritar “eh, yo había decidido leerlo antes de que se pusiese de moda, pero lo había pedido para Reyes y estoy esperándolo”. Sé que es una tontería, ¿qué más da quién lo vio primero? Pero así soy, no puedo evitarlo. Aunque de vez en cuando consigo darme cuenta de las tonterías que hago, digo y pienso, ésta entre otras.

Por lo que asumí que es un buen libro, y me alegré de que la gente lo conociese. (Más aún después de leerlo, pero eso vino luego).

Entonces atacó otra duda, ¿para qué escribir una crítica si ya la ha hecho Rosa Montero? Hay comparaciones que son más odiosas que otras, y en este caso, es tan odiosa como uno de los “ocho” de Tarantino.

Era un buen artículo, deberíais leerlo (si no lo habéis hecho ya).

Aquí tuve que recordarme que escribo en el blog porque me gusta; que si dejo de hacer cosas porque hay alguien que las hace mejor que yo, nunca haría nada; que la finalidad de escribir sobre un libro es que la gente lo conozca, y da igual por qué medio sea; que me sirve para ordenar lo que pienso sobre un libro; que tal vez a alguien le sirva para algo, quenosélovoyaescribirescríbeloydéjatederollosya.

 

Decidí escribir la crítica, sin más pretensiones. Al fin y al cabo, son “Críticas Gonzo” porque no pretenden ser reseñas al uso, ni críticas válidas, ni un documento de valor intrínseco.

Mis “críticas” tratan de reflejar lo que yo sentí leyendo un libro, el recuerdo que me dejó, los pensamientos que me desencadena… ¿No es eso tremendamente egocéntrico?

 

Se me hizo un nudo en el estómago.

 

El libro de James Rhodes es una autobiografía en la que el autor cuenta cómo fue violado a los seis años, ¿y voy a hablar de ?

 

Sí. Sí, voy a hablar de mí.

¿Habéis visto a todas las dudas que me enfrento cada vez que tengo que escribir algo?

Y yo he tenido una infancia feliz.

¿Veis el miedo que tengo a escribir algo personal, que refleje que soy egoísta, imperfecta y débil?

Y mi salud mental es buena. No sufro de depresión, ni de trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de la personalidad, personalidad múltiple, paranoia, esquizofrenia…

¿Veis que trato de justificarme porque necesito la aprobación ajena, en mayor o menor medida?

Y yo no he sido violada, vejada, maltratada; y cualquier otro verbo desagradable que se os ocurra y que se torne insoportable si añadimos “desde los seis años”.

 

 

Ahora, ¿os imagináis cómo se sentirá alguien que sí haya pasado por todo esto?

 

“No” es la primera respuesta que aparece. Pero leyendo a James Rhodes no creo que la negación sea la respuesta.

Lo intento. Sé que no se va a acercar a su sufrimiento, ni al suyo, ni al de ninguna otra víctima de agresiones o abusos sexuales; pero hago el esfuerzo. Trato de comprender, aunque no lo consiga. Trato de empatizar.

Porque no fue culpa suya, porque no es justo, y porque no es algo por lo que nadie tenga que pasar solo. Porque hablar funciona, porque hablar con alguien que no te mira como si fueses a morirte te hace sentir como una persona, porque ignorar un problema no va a hacer que mágicamente se solucione.

 

Me quedo corta. Sólo espero que se me haya entendido. James Rhodes lo explica mejor que yo.

Creo que es incluso menos dramático que yo. Al fin y al cabo es un libro sobre música, sobre música clásica en concreto.

Además de escritor del libro, James Rhodes es pianista profesional y tiene cinco discos publicados a sus espaldas.

 

He dicho en alguna ocasión que me encanta la gente que habla con pasión sobre algo, es embriagador incluso si se trata de mezclas de hormigón. Bueno, pues eso pasa con Rhodes. Su pasión por la música hace que acabes el libro con una sonrisa y muchas ganas de vivir, un libro en el que se trata de la pederastia, ¿es posible? El propio autor manifiesta que la música cura y que la música le salvó la vida, ¿es posible?

IMG_20160107_231055

Después de leerlo os digo que sí. Rotundamente.

 

 

Y si tenéis alguna duda de la fuerza y la pasión que transmite éste señor, os invito a leer el siguiente artículo: “Encuentra lo que te gusta y deja que te mate”.

Está en inglés, eso sí.

Por que, ah, también escribe en el Guardian.

 

En fin, debería dejar de escribir a las siete de la mañana porque me salen cosas un poco deslabazadas. E incluso hago cosas que no suelo hacer porque me dan vergüenza, como ésta: dar las gracias a alguien por escribir un libro. Gracias por “Instrumental”, James Rhodes.

Anuncios

14 thoughts on ““Instrumental”, de James Rhodes.

  1. Que no te dé vergüenza dar las gracias por algo. Demuestra el tipo de persona que eres. Muy buena reseña, al final la opinión de un libro se versa en lo que te evoca, transmite y te hace sentir. ¿Por qué tu opinión o sentimientos tienen que ser menos que los de Rosa? A nosotros nos gustan tus críticas más que las de ella. Un libro a tener en cuenta. Feliz día Mal. Besitos.

    Me gusta

  2. Siempre me gusta lo que escribes, cuando no te comento es porque no se me ocurre nada que merezca la pena escribir, y esta vez no es que tengo una respuesta maravillosa en la recámara, pero me ha parecido un texto de lo más evocador y tenía que dejar constancia de ello. Expira esa pasión de la precisamente hablas, transmite lo mucho que te ha calado y es casi contagioso. Enhorabuena.

    Me gusta

    1. Bajo esa apariencia de mercyless bitch hay un corazoncito, y por eso te gusta lo que escribo. Me tienes cariño. Jajajaja
      Gracias, me alegro de que te guste lo que escribo. Eres una de las pocas personas de las que sí me importa lo que opinen:)
      Gracias again.
      PD: “evocador”, ¡repipi! Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

      Me gusta

  3. Bien por tus dos críticas. La del libro y la que te haces a ti misma por hacer la crítica del libro,je. El sentido de hacer nuestras propias críticas aunque haya titanes por ahí haciendo lo mismo, es que cada uno tiene su voz. A lo mejor la tuya es más cercana a ciertas personas que la de Rosa Montero. Lo creas o no. Sobre Rhodes ya había oído o leído mucho. Y me sorprende verlo en una editorial con la que solo he leído libros con los que me he reído(casualidad, supongo). Ahora y por tu culpa ya lo tengo en pendientes. Él te debería agradecer a ti la crítica.

    Me gusta

    1. Gracias, Sergio. Tomo tus palabras con cariño. Y de Blackie, sus libros son muy divertidos, sí. Éste también tiene toques de humor, quizá un poco cínicos. No es lo habitual, tampoco desentona con la editorial. Si lo lees, verás lo que te digo. Saludos!

      Me gusta

  4. Gracias por tu crítica. Ya tenía ganas de leer el libro y ahora tengo muchas más. No te preocupes por hacer una cosa que ya han hecho otros, porque tú tienes tu propia visión que aportar. Por ejemplo, Rosa Montero (que yo recuerde) hablaba del libro y, sobre todo, de Rhodes. Pero tú estás hablando de lo que te ha enriquecido la lectura del libro… Y creo que me invita más a leer el libro tu opinión que la de RM. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

      1. No hay de qué! Tardaré algún tiempo en leerlo (tengo muchos libros x leer). Pero tu crítica me ha animado a meterlo en la lista de “hay que leerlo”. Por cierto, ¿al final has ido a ver Macbeth? ¿Qué te pareció?

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s