Leibovitz, fotos y esas filias.

Me he hecho Instagram.¿Sorprendente? No creo. Siempre he sido muy pesada con las “fotitos”. Desde que tenía 17 años quería ser Annie Leibovitz, la fotógrafa de “The Rolling Stones”, luego fotógrafa de otras tantas cosas

IMG_20160320_182606
Escribir una leyenda

Por ella me compré una Nikon, era su marca. Puede que fuese un error, ya que los objetivos de Canon analógicos de segunda mano eran adaptables a las cámaras digitales; al contrario que los de Nikon. Pero quién iba a saberlo entonces.

Tampoco me arrepiento. Las cosas salen como salen.

 

Quizá es momento de confesar que tengo varias cámaras. Dos Polaroids, una Lomo de “Ojo de pez” y otra secuencial, una desechable de filtro azul que es reutilizada sin pudor, una camarita de los años ’60, la Nikon y una cámara antigua, de esas metálicas, de objetivo fijo. Todas de carrete, menos la Nikon.

También tengo una “máquina de revelado”, uno de esos proyectores, no sé si los habéis visto, que sirven para revelar las fotos de carrete. Una vez pasado el carrete por distintos mejunjes, y antes de pasar la foto por mejunjes similares.

Sólo sé revelar en blanco y negro.

 

Ni siquiera sé por qué estoy contando todo esto.

 

Llevaba años sin tocar la cámara. Literalmente.

 

Supongo que me di cuenta de que no iba a ser Annie Leibovitz ni de lejos. Tampoco era una “chica que hace fotos de pies” (para los fans de Coppola, Sofia, no Francis); me gustaba más hacer fotos de atardeceres, calles, empedrados, a algún grupo de música y todo lo que sonase un poco a rock and roll.

Pero nada salía como yo quería. Era frustrante. Esa “gran foto” nunca llegaba.

 

Tenía muchos defectos que no quería reconocer: era (soy) incapaz de hacer fotos perfectamente rectas (especialmente escandaloso si hay “horizontes”), tenía poca paciencia, echaba demasiadas fotos, me peleaba con la luz (hacía fotos a pesar de la falta de luz, en vez de aprovechar una buena iluminación)…

Pero, sobre todo, no sabía qué quería contar.

 

Supongo que sólo quería innovar, hacer una foto perfecta, o yo qué sé. No me entiendo, a veces.

También supongo que todo eso, un montón de frustración, y la necesidad de centrarme en otras cosas; me llevaron a abandonar la cámara.

¿Y para qué retomar algo en lo que había fracasado?

 

Hasta que encontré unas fotos en blanco y negro, de carrete. Nada especial. Aún así estuve mirándolas un buen rato: eran tan bonitas. Y no porque fuesen mías. Ni siquiera eran muy buenas fotos. Sino porque el carrete consigue algo que siempre me ha maravillado: tiene los negros más negros, y los blancos más blancos.

Podría pasarme horas mirando esos negros. La definición de la imagen. Esa nitidez. Esa luz. Ese instante.

No tengo remedio.

IMG_20160318_095820.jpg

Tampoco dinero, así que el carrete y la sangría constante que conlleva para mi bolsillo, lo dejaremos para otro momento.

Sí tengo la Nikon. Las fotos digitales “son gratis”.

¿Y por qué hacer fotos?, me preguntaréis. O no, pero yo sí me lo pregunto.

Porque disfruto haciéndolas y mirándolas. La primera foto que hice con la cámara digital (de nuevo), acostumbrada a las fotos del móvil, me hechizó. Nitidez. Líneas claras. Definición. Luz. Color real.

Qué bonita era.

Creo que hasta aquí llega mi apreciación, y puede que no sea muy técnica, nunca he recibido clases de este estilo; pero esa es: qué bonitas son las fotos.

 

Y qué bien sienta hacer fotos sin ninguna presión autoimpuesta, sin exigirse nada, sin más finalidad que mirarlas y mirarlas porque son bonitas y ya está, no pretender trascender de alguna extraña manera.

 

¿Y qué historia quiero contar? Porque en un texto, en una foto, en una serie de fotos: siempre hay una historia.

La historia de las cosas que me gustan, a mí, supongo. Quizá por eso me guste tanto mirar las fotos.

Ya no me importa que sean malas fotos, ni que sean fotos intrascendentes. Son mías y de las cosas con las que me identifico. Sin apariencias, sin pretensiones.

No me importa que todas se parezcan. Al final son pocos los sitios en los que hay buena luz en una casa. Y yo salgo poco de casa.

 

Vuelve a ser divertido. Y ha vuelto la ilusión.

 

En fin, no sé por qué he escrito todo esto. Siempre tengo que justificarme, supongo. Si queréis un resumen rápido: voy a ser pesadita con las fotos.

 

Nah, simplemente dejaré de hacerlas con el móvil. Un móvil con una cámara que va a pedales, por cierto.

Y eso es todo.

 

Ah, bueno. Tú, sí, tú. ¿Contento?

Anuncios

36 thoughts on “Leibovitz, fotos y esas filias.

  1. Es curioso. A veces pretendemos comentar un hecho concreto, restringido, localizado, y cuando nos queremos dar cuenta, hemos dejado una buena parte del alma en pública exhibición. Es uno de los post más emocionantes que te he leído, y querías hablar nada más (y nada menos) que de fotografía.
    Dejando a un lado la solidaridad del mal fotógrafo (ya daría algún órgano bilateral por hacer fotos como las tuyas), la sinceridad del escrito es extraordinaria.
    Y con el instagram tenemos a Malores por tierra, mar y aire. O por texto, ondas e imágenes.
    ¿Para cuando MaloresTV?

    Me gusta

  2. La verdad es que el mundo de la fotografía me pilla muy de lejos. No me gusta la gente que me enseña sus fotos del móvil, la que me hace fotos sin permiso o con permiso todo el tiempo(porque no me gusta hacerme fotos), la que me hace evitar pasar por el medio de una calle porque entre fotógrafo y fotografiado está mi camino… Dicho esto podría suponerse que soy el supervillano que no habías pedido tener. El poderoso doctor troll. Pero no. Me gustan esas fotografías en blanco y negro de las que hablas y enseñas. Esas que se hacen con carrete o con una cámara en condiciones. Y si se hacen intentando expresar algo, mejor.

    Me gusta

    1. No me gusta a mi tampoco la gente que no te deja pasar por hacer fotos. Por eso dejé también de llevarla a muchos viajes. Y me da muchos vergüenza, además de que creo que no está del todo bien, hacer fotos a la gente desconocida. Otra de mis taras como fotógrafa!

      Me gusta

  3. Revelar es tan entretenidooo. O era, cuando lo hacía en la Universidad, hace años que no revelo ni tomo fotos en blanco y negro ni con cámara antigua. :/ Pero me sigue gustando la fotografía. Aprovecho cuando salgo de vacaciones, la verdad, en Instagram es todo más instantáneo y yo, por lo menos, no le pongo mucho talento, me da un poco igual. :p

    Me gusta

  4. En la universidad tuve el anterior cuatrimestre Fotografía Publicitaria, donde nos enseñaros los controles básicos de la cámara y cuatro nociones de composición, color etc. La verdad que me encantó. Me parece una manera muy bonita de transmitir mensajes. Nunca había apreciado la fotografía, pero ahora me he dado cuenta que una fotografía, cuando se toma con una intencionalidad, habla por sí sola y esto me parece fascinante.

    Me gusta

    1. Se me olvidaba que eras un proyecto de Mad Men( o de Peggy;p), la fotografía es un arte más y hay de todo, supongo. Pero si investigas un poco hay tantas preciosidades. Por no hablar de valor histórico y eso. Ojalá me hubiesen dado a mí una buena clase d fotografía, ¡espero que la aprovechases bien!:)

      Le gusta a 1 persona

  5. Me encanta que estés ilusionada con ello 🙂 Yo tuve que hacerme con una reflex (Nikon, yeah) para mi carrera -un sueño que siempre tuve, por otra parte-. Sin embargo, me pasa más o menos como a ti. Busco la perfección y, al final, acabo abandonándola por periodos.

    Me gusta

  6. A mi lo que me gusta es ver las fotos, pero no hacerlas. Cuando voy de viaje estoy más pendiente de disfrutar que de hacer fotos. Así me pasa, que después no tengo fotos que visionar. Mi amantísimo siempre me pregunta, “¿llevamos la cámara?”, y yo siempre le contesto, “vale, si la vas a cargar tu, si”. Es que pesan una barbaridad.😀
    Estar ilusionado es genial!!!!!.

    Me gusta

  7. Aprovecho para recordarte la sesión fotográfica que me debes en pago de cierto espejo… Sé que estás dejando correr el tiempo a ver si prescribe pero esto ya cuenta como reclamación así que vuelve a contar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s