Qué leer de Wonder Woman.

La confianza, dicen, da asco. Aunque creo que eso sólo se aplica si otorgas tu confianza a gente que da asco, o si das asco tú. ¿Por qué digo esto? Porque en el podcast de este mes hablo de Wonder Woman y qué leer de ella.Lo hago al final del programa.

 

Tras dos horas y media, y al borde de la embolia cerebral, mi explicación parece que fue un tanto confusa.

Jota tuvo a bien ponérmelo de manifiesto, es lo que tiene la confianza; pero en este caso no me da asco, sino que se lo agradezco de todo corazón.

Así que, por si alguien más es de la opinión de Jota pero menos atrevido, he decidido escribir lo que tenía pensado decir. Espero que mejor explicadito.

 

¿QUÉ PUEDO LEER DE WONDER WOMAN?

Sigue leyendo

Anuncios

Recomendaciones de mierda (audiovisuales).

Lo sé, lo sé, llevo un tiempo sin aparecer. ¿Lo siento? Caritaarrepentida.

No tengo excusa, más que vagancia total y un poco de bajón primaveral. O eso parece.

Se me han quedado muchas cosas en el tintero al respecto del “mes de la mujer”; pero he decidido que lo iré escribiendo en próximas entregas. ¿Quién dijo orden? ¡Viva el caos!

 

En todo caso, siento haber estado tan out.

 

Basta de lamentaciones, que me aburren.

 

El último post de recomendaciones fue en Febrero. Así que aquí viene el de parte de Febrero y Marzo. Un súper-ultra-mega-abobinable-indigerible-post, que dada su extensión, he decidido dividir en dos partes.

 

Así que preparaos, agarraos a aquello que tengáis más próximo (sea inerte o semoviente), y adentraos en: “UNA NUEVA ENTREGA DE RECOMENDACIONES DE MIERDA DE SURVIVE” *versión audiovisual*

 

Sigue leyendo

Caitlin Moran, el feminismo y yo.

Cuando me toca escribir de cosas que creo que son importantes me aturullo. Escribo, borro, vuelvo a escribir, en papel, en ordenador, en mi cabeza… Hasta que al final, me pregunto, ¿qué es lo que quiero decir?

Entonces me imagino a mí misma, sentada en una silla con una camiseta blanca con las mangas cortadas, con un cigarro que me acabo de encender. Y hablo. Digo lo que le diría a alguien que tuviese frente a mí en ese momento, en un arranque de sinceridad, tras un breve instante de reflexión disimulado con una calada de cigarrillo. Soy muy peliculera. Lo sé.

 

Pero así consigo “aclararme un poco”. Así que imaginaos que estáis en un cuartucho, un poco de humo, con una jovencilla despeinada de pelo negro rizado que no para de tocárselo por puro nerviosismo; mientras fuma con los codos apoyados en las rodillas.

 

¿Este detalle es importante? No lo sé, para mí, sí. Con eso quiero transmitir que lo que doy no es más que una opinión y ha de ser tomada como tal. A la vez, que es importante para mí y que me da un poco de vergüenza esta sinceridad.

 

No lo pensemos más, voy a empezar a hablar.

 

Sigue leyendo

Crítica al cuadrado. Y a Deadpool.

¿Habéis leído la crítica de Deadpool “Atrevida ignorancia”?

IMG_20160224_100644
Aquí la tenéis.

No sé ni de qué periódico es, ni quién la escribe. Mejor, lo consideraré un “anónimo”.

 

¿Por dónde empezar? Tiene razón en su premisa: “la ignorancia es atrevida” (pero esa sabiduría no pertenece al autor, sino al refranero popular), y su crítica sirve de desarrollo expositivo a la misma.

Sería oportuno insertar aquí el meme: “this is so wrong”, o el de “you dense…”, o mi favorito, el de “Scar”(en GIF, por supuesto). Aunque ello conllevaría que se me tachara de pueril y, no sé,  ¿¡podemita!?

 

 

Su artículo me recuerda a esos “señores que” critican todo lo que no tiene más de 20 años de antigüedad (con suerte): “Eso sí que era música”, “ya no hacen películas como las de antes”, “a tu edad yo ya tenía un trabajo/estaba casado/había dominado el mundo”.

No se puede discutir con ellos, porque es estrellarse contra un muro de hormigón una y otra vez. El único resultado es la impotencia, total y absoluta; el desconcierto ante esa desconexión y desconocimiento del asunto a tratar; y la duda: ¿cómo puede no darse cuenta de las tonterías que está diciendo?

Si bien, hay quien intenta explicarse. Los pacientes. Los valientes. Los dialogantes. A quienes decir, “bienaventurados los hombres de buena voluntad porque ellos recibirán por respuesta: Lo que pasa es que no tienes ni puta idea”.

Admite múltiples variables: “No tienes ni puta idea de la vida”, “No tienes ni puta idea de la música”, “No tienes…”

Con un mayor o menor número de tacos, pero esa es la esencia.

Sigue leyendo

Cómo ser un rebelde incomprendido de libro. O los libros que todo rebelde ha de leer.

Viendo las fotos de James Dean, ¿quién no querría ser un rebelde? Con o sin causa, la desobediencia resulta sexy (si ya eras sexy de antes, sino, no).

Pero si has llegado aquí, seguramente no tenga que convencerte de las bondades de ser un enfant terrible, ni una femme fatale.

Si estás leyendo esto ya has decidido ser un inadaptado social, sólo necesitas las herramientas necesarias para hacerlo realidad. Pero, ¿ser un rebelde de libro? Eso no es para todo el mundo.

Sigue leyendo

“Instrumental”, de James Rhodes.

No sabía si hacer una crítica de “Instrumental” de James Rhodes, quería con reticencias.descarga

Rosa Montero escribió un artículo sobre él al empezar el año. Una parte de mí quiso gritar “eh, yo había decidido leerlo antes de que se pusiese de moda, pero lo había pedido para Reyes y estoy esperándolo”. Sé que es una tontería, ¿qué más da quién lo vio primero? Pero así soy, no puedo evitarlo. Aunque de vez en cuando consigo darme cuenta de las tonterías que hago, digo y pienso, ésta entre otras.

Por lo que asumí que es un buen libro, y me alegré de que la gente lo conociese. (Más aún después de leerlo, pero eso vino luego).

Sigue leyendo

Los Juegos del Hambre, ¿distopía?

A lo largo de este mes he estado ahondando, con mayor o menor acierto, sobre las distopías; he hecho de Epi y de Blas, pero con alguna palabrota. ¿Por qué? ¿Por filosofía (en un sentido etimológico)? ¿Con bona fides? ¿Animus iocandi? ¿POR AMOR?

Bueno, os descubriré una regla que se cumple más o menos de manera regular en ¡Oh! éste nuestro mundo (o no, pero me gustan las frases grandilocuentes): Nadie se toma tantas molestias para hacer el bien.

En cambio, para hacer el mal sí. Para hacer el mal, la gente oculta sus verdaderas intenciones entre un sinfín de motivos, justificaciones, palabrería absurda, lenguaje retorcido, pretextos y explicaciones. Muchas explicaciones.

 

Así, queridos lectores, después de leer esto, esto y esto; estáis preparados para escuchar:

 

“Los juegos del hambre” NO SON UNA P*** DISTOPÍA.

Y que me deis la razón, claro; eso es lo más importante.

Mi recomendación, aunque os gusten “Los Juegos del Hambre”, como no podía ser otra, es continuar la lectura. Porque no trato de criticar el libro o la película, sólo determinar que no es una distopía. Así que buen rollo, ¡continuad leyendo!

Y… y… porque… ¿voy a hablar del culo de Jennifer Lawrence? Eso es muy poco feminista por tu parte. Eres un desastre. Sigue leyendo

Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo, y dejar que llueva.

Es difícil explicar un poemario, o una poesía; porque la poesía dice cosas de límites difusos, imposibles de concretar, debiéndose quedar en un bosquejo aproximado.IMG_20150930_140940

Así que no pretendo explicar “Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo” de Elvira Sastre, sólo hablar un poco de él. Aunque, ¿por qué serían sino “Gonzo” las críticas? Sigue leyendo

Steampunk, corazones de vapor y concursos literarios.

En el post de hoy encontrarán una breve descripción del Steampunk, para llegar a la Asociación de Steampunk Valencia, haciendo escala en su libro con fines benéficos y en su concurso literario. No es necesario que es abrochen los cinturones, pero sí se aconseja estar cómodamente sentado y tener a mano la paciencia.

Gracias por elegir Aerolíneas Literarias Survive, disfruten de su lectura. Atentamente, la piloto Mal.

Voy a dar por supuesto que no sabéis qué es el “Steampunk”, queridos lectores, así que empiezo dando esta definición wikipédica del mismo:

“El steampunk fue, en sus inicios, un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk.

A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan sólo literario.

El steampunk se desenvuelve en una ambientación donde la tecnología a vapor sigue siendo la predominante (“Steam” es vapor en inglés) y por lo general localizada en Inglaterra durante la época victoriana, donde no es extraño encontrar elementos comunes de la ciencia ficción o la fantasía.” Sigue leyendo