Cómo ser un rebelde incomprendido de libro. O los libros que todo rebelde ha de leer.

Viendo las fotos de James Dean, ¿quién no querría ser un rebelde? Con o sin causa, la desobediencia resulta sexy (si ya eras sexy de antes, sino, no).

Pero si has llegado aquí, seguramente no tenga que convencerte de las bondades de ser un enfant terrible, ni una femme fatale.

Si estás leyendo esto ya has decidido ser un inadaptado social, sólo necesitas las herramientas necesarias para hacerlo realidad. Pero, ¿ser un rebelde de libro? Eso no es para todo el mundo.

Sigue leyendo

No me encierres, ni en un palacio de cristal.

IMG_20160121_104335
Elvira Sastre, “Baluarte”.

Asusto por dentro, no mires.

A solas me desbordan los fracasos,

no me contengo

y me desmorono

si la única compañía

la brindan cuatro paredes,

cárcel de la que escapar.

 

El aire me oxida los lagrimales,

a cielo abierto

se disimulan las grietas.

Dejo de respirar por la herida

cuando hay humo en las calles.

Salgo para no volver.

Que no quiero verme más

hasta que olvide

por qué me odio.

Hasta que me canse

de no tenerme.

Hasta entonces me voy.

Alquilo una vida

por tiempo indefinido-

Está de saldo

y en ruinas.

Por dentro asusto,

advierte: “no mires”.

Razón: portería.

 

Escuchando a Shostakovich.

Así de fácilmente influenciable soy al leer un libro.

“Instrumental”, de James Rhodes.

No sabía si hacer una crítica de “Instrumental” de James Rhodes, quería con reticencias.descarga

Rosa Montero escribió un artículo sobre él al empezar el año. Una parte de mí quiso gritar “eh, yo había decidido leerlo antes de que se pusiese de moda, pero lo había pedido para Reyes y estoy esperándolo”. Sé que es una tontería, ¿qué más da quién lo vio primero? Pero así soy, no puedo evitarlo. Aunque de vez en cuando consigo darme cuenta de las tonterías que hago, digo y pienso, ésta entre otras.

Por lo que asumí que es un buen libro, y me alegré de que la gente lo conociese. (Más aún después de leerlo, pero eso vino luego).

Sigue leyendo

Como en la canción de Blue Öyster Cult.

IMG_20150625_203654Cuando no tienes las manos calientes,

me asusto,

por si se te ha ido la vida un poco.

Trato de calentarlas con las mías,

un mano a mano de primeros auxilios

que nunca sale bien,

porque yo siempre estoy más fría.

A mí la vida se me está yendo siempre,

por eso tengo miedo

de haberte matado yo,

de que el poco calor que te queda

lo inviertas en mí.

Y yo sólo quería salvarte,

pero hasta eso lo hago mal.

No quiero que te hieles conmigo.

No quiero que te hieles por mí.

Aún así, soy demasiado débil,

y tú eres una cama

un lunes lluvioso de enero

de la que no quiero salir nunca.

Cuando tus manos dejan de tocarme

un jarro de agua fría me despierta.

Tirito y tengo miedo

de no volverme a dormir nunca,

de enero sin ti

de que siempre esté nublado,

de siempre tener frío

y de echarme arder.

De arderlo todo.

Cuando tienes las manos frías,

me incendio.

Por no helarte, te quemo.

Porque no te enfríes, te quiero.

Blue Öyster Cult, Burnin’ for you.

PD: Hoy hace seis meses que empecé el blog. Gracias a todos. Desde hace seis meses, prácticamente todos los lunes llevo escribiendo un poema de amor. Esta no era una promesa indefinida, así que de aquí en adelante, el contenido de los lunes estará sujeto a variación.

Espero que mi amor sea mejor que la calidad de mis poemas, 

pero desde luego, es más vasto que mi imaginación.

Fan Grrl, el podcast ¿que estabas deseando escuchar?

He hecho un podcast.

 

Empiezo así porque no sabía muy bien cómo hacerlo, por tanto, me voy a decantar por lo fácil: qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué.

 

Eso, que he hecho un podcast. Un podcast que se llama Fan Grrrl!.

12465743_1037095782999548_1471706238_o¿Lo qué? Un podcast es un programa de radio (pero que no está en la radio, sino en Internet), éste es completamente amateur y sobre frikadas varias. Sigue leyendo

Ciudades con metro a ninguna parte.

IMG_20150625_203654Mi casa tiembla cuando pasa el metro

del corazón de la ciudad que late,

sube el estómago por la boca,

no le gusta recordar que ella nace.

 

Va a hacer vaho y gente, en breves,

meteorología urbana de mal tiempo.

Van a pisarla sin piedad alguna,

sin amor de quien sólo es caminante.

Sometida a actividad frenética,

luego, silenciada un par de días,

después vuelta al vívido exceso.

 

Mientras en otros barrios, otra vida

siempre las mismas vías abandonadas

lloran por el eco de un traqueteo.

Duelen esas calles tristes, solas,

que fueron testigos de nuestros besos.

Esas, que llaman al desconsuelo.

Por ellas es, yo también tiemblo.

Ganadora, regalos y exhibicionismo.

 

Se han acabado las Navidades, ¡por fin! Ya no más. No quiero hablar de ellas, mejor olvidémonos hasta el año que viene.

Pero no es tan fácil, quedan los coletazos de las fiestas: el peso ganado, las carteras menos abultadas y los “pongos” por colocar.

¡Oh por Dios para ya! ¡Que es enero y ya estás de malhumor! Es verdad, es verdad.

 

No todo es malo, de hecho la mayoría de cosas no lo son; por ejemplo: ¿Os acordáis del concurso navideño? Seh, fuiste muy pesada. Veo que sí, bueno, ¡tenemos una ganadora!

IMG_20151216_221455

Reboble.

 

Redoble.

 

¿Recuatriple? Sigue leyendo

¿Y si?

¿Y si nos ardemos las manos

y dejamos para otro día los callos,

el esclavizarnos, el sufrir,

y los sueños desgastados?

 

¿Y si nos dejamos de hacer locuras

y nos hacemos los cuerdos

empezamos a sentir

y dejamos de anestesiarnos?

 

¿Y si nos vamos, dirección contraria,

al fin del mundo, caminando

para que nunca se acabe?

 

¿Y si nos negamos, resistencia pasiva,

a morirnos esperando

hasta que la muerte nos separe?

 

¿Y si nos besamos?

 

Piénsatelo, te estaré esperando

con los brazos en jarras,

por si hay sed.

Y si hay hambre,

tengo las brasas preparadas.

De comer: el mundo.

 

Muy feliz año a todo el mundo.